La nueva política de fichajes del Sporting B

Dani Souto

SPORTING 1905

Leonel Miguel
Leonel Miguel Real Sporting

Perfiles y procedencias diferentes a lo habitual hasta ahora en Mareo

21 sep 2022 . Actualizado a las 21:07 h.

Verano de reconstrucción y con muchos movimientos, no solo en el primer equipo, sino también en el filial del Real Sporting de Gijón. Como analizamos en su momento en La Voz de Asturias, hasta 10 incorporaciones y 21 salidas se dieron a lo largo de este mercado de verano para confeccionar el equipo a cargo de Dani Mori, que contarán con el objetivo de lograr el ascenso de categoría a Segunda RFEF. Que el número de movimientos sea tan elevado responde a diferentes cuestiones, todas ellas ligadas a una filosofía de fichajes que Orlegi ha querido implementar desde el principal equipo de la cantera rojiblanca.

Primeramente cabe hacer una fotografía del escenario que los nuevos gestores se encontraron en Mareo. De las 21 salidas que han podido dar en este verano -no todas bajo la gestión de Orlegi, pues hasta 4 contratos se finalizaron antes de su llegada-, prácticamente la mitad (10) fueron de futbolistas que venían de cumplir ciclo en edad juvenil y pasaban a su primera temporada sénior. Contratos más 'asequibles' de finalizar, pero encontrándose en la plantilla con muchos jugadores manteniendo vinculaciones largas, elevados salarios para la categoría o cláusulas que impedían una desvinculación sencilla. Esto, a pesar de las cifras finales, limitó que se pudieran dar más movimientos de entrada y salida.

De igual manera, una cuestión sobre la que más han incidido los nuevos técnicos en Mareo ha sido la "repetición de perfiles". Unos perfiles que se ajustan a una forma de trabajar en la cantera y desarrollar jugadores que difiere con la que Orlegi viene a implantar, más acorde al tipo de juego que se desarrolla actualmente en el primer equipo, con conjuntos más físicos para aguantar un estilo de juego más directo, intenso en la presión y vertical en sus ataques; nada que ver con lo que acostumbran a ser los equipos de la base, donde la técnica venía primando especialmente sobre el físico.