Ricart toma un tren escoltado por la Guardia Civil.Antes y después de la pintura rupestre

Miguel Ricart, en libertad

Salió con la cara cubierta y se marchó en taxi. Más tarde tomó un tren con destino final en Jaén escoltado por la policía