.

Cataluña, diálogo en un campo minado

El intento de distensión ha chocado con el empecinamiento de los secesionistas, y Sánchez, que ya tuvo que rectificar en el caso de Llarena, ya amenaza con otro 155