Unos presupuestos de aritmética compleja

A las 14:00 horas de este miércoles concluye el plazo para que los grupos presenten enmiendas a la totalidad, sólo Ciudadanos ya ha anunciado la suya


Redaccion

Esta información tiene una fecha de caducidad casi inminente. En apenas unas horas, a las 14:00 de este miércoles, concluye el plazo para que los grupos con representación en la Junta General puedan presentar ante el registro de la cámara (de forma presencial, sobre en mano, o por vía telemática) enmiendas a la totalidad a los presupuestos presentados por el Gobierno. Saber si un grupo la presenta o no resulta clave para conocer, en buena medida, las expectativas que tienen las cuentas de 2018 de salir aprobadas en el debate posterior; como un termómetro de los apoyos con los que llegará el texto al pleno. De momento (a las 10:30 Foro confirmó en rueda de prensa su rechazo frontal al proyecto) se sabe a ciencia cierta que lo hará Ciudadanos, los naranjas ya anunciaron el pasado viernes su oposición al texto del Ejecutivo socialista.

Se sabe también que no lo hará Izquierda Unida. Después de las reuniones mantenidas entre representantes de la coalición con el Gobierno, pero especialmente con la Federación Socialista Asturiana, con la que cerraron un acuerdo político sobre diversas cuestiones, desde la oficialidad de asturiano a los planes de empleo locales, su coordinador, Ramón Argüelles, destacó que apoyarían o se abstendría en el debate pero que no rechazarían lo que ven como «la última oportunidad de la izquierda para ponerse de acuerdo en esta legislatura». La última palabra la tendrán los militantes con su voto directo en las asambleas locales pero la dirección ya indicó que promovería la opción de respaldar las cuentas si se concretaba el pacto con la FSA.

La cuestión crucial, en todo caso, para saber qué pasará con los presupuestos es la posición de Podemos. De los morados depende que la suma de apoyos en la Junta General sea suficiente para que documento salga adelante. Los presupuestos se aprueban con mayoría simple, basta un voto más frente a los que pueda reunir una enmienda a la totalidad para que sean aprobados. En el primer año de legislatura (en el día siguiente a las elecciones generales de diciembre de 2015) el texto entonces pactado por socialistas e IU fue retirado tras el anuncio de Podemos de que presentaría una enmienda a la totalidad y así se abocó a una prórroga. En las últimas semanas, con además un proceso interno de renovación de la Secretaría General de Podemos Asturias que se saldó con la victoria de Daniel Ripa, las relaciones entre socialistas y morados han retomado su habitual estado de tensión y pese a las declaraciones desde ambos grupos conjurándose a aprovechar hasta el último minuto de negociación, lo cierto es que las posiciones permanecían muy alejadas respecto a asuntos como la plantilla sanitaria o el futuro modelo para la escuela de 0 a 3 años. Si de nuevo los morados presentaran una enmienda a la totalidad en esta jornada, las perspectivas para que el presupuesto saliera adelante serían nulas.

Contado la única enmienda que se conoce hasta ahora, la de Ciudadanos, las combinaciones posibles son múltiples y variadas. El PSOE cuenta con 14 diputados que podrían aumentar a 19 los votos favorables si cuentan con el respaldo de IU (5 escaños). Para sacar adelante las cuentas tendrían que superar un hipotético respaldo a la enmienda naranja (Ciudadanos tiene 3 escaños) de otros grupos. Para rechazar las cuentas de 2018, sería necesario sumar a los 3 diputados de Ciudadanos no solo los 11 de PP y los 3 de Foro sino también los 9 de Podemos; si los morados se abstuvieran en esa votación, aún con la unión de los grupos conservadores, los presupuestos se aprobarían con un voto favorable de socialistas e IU. 

Todo dependerá en realidad de las enmiendas que se presenten hoy al finalizar el plazo en el registro. Resulta también más que relevante conocer si la presentará el PP. Los conservadores (que pactaron con los socialistas las cuentas del año pasado a cambio de un aumento en la exención del impuesto de sucesiones) se han ofrecido de nuevo a lo largo de este último periodo de sesiones, de nuevo con la oferta de respaldar el proyecto del Gobierno si se incluía en el acuerdo más rebajas de los tributos de competencia autonómica. Sin embargo, en sucesivos debates en la cámara, el presidente asturiano Javier Fernández insistió en que no veía viable más disminución de los ingresos de la administración y se marcó como objetivo cerrar el acuerdo con Podemos e IU. 

A juicio de los populares ese propósito supone «entregar Asturias a los radicales». En este sentido, su secretario general Luis Venta señaló que aguardarán también hasta el último minuto para presentar una enmienda a la totalidad con la expectativa de repetir, como el año pasado, un acuerdo con los socialistas «centrado y que sirva a los intereses de todos los asturianos».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Unos presupuestos de aritmética compleja