Mallada: la ingeniera que quiere romper un nuevo techo

Carmen Liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

La presidenta de Hunosa, María Teresa Mallada, interviene en la inauguración de la tercera edición de la Feria de Turismo Minero e Industrial en el Pozo Sotón
La presidenta de Hunosa, María Teresa Mallada, interviene en la inauguración de la tercera edición de la Feria de Turismo Minero e Industrial en el Pozo Sotón JLCereijido

La candidata sorpresa del PP en Asturias es una mujer de retos que ha sabido abrirse camino en terrenos de juego muy masculinizados. Su pasión por la política comenzó pronto

09 ene 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Año nuevo, reto nuevo para María Teresa Mallada de Castro. Aunque su nombre estaba en las quinielas, la vuelta a la normalidad tras el periodo navideño dejaba a primera hora de este martes la noticia de que ella ha sido la elegida por Génova para encabezar el cartel del PP asturiano. Y es la elegida porque es la que mejor aceptación ha tenido en las encuestas, según el líder popular Pablo Casado. Por eso y, seguramente, porque es una mujer a la que parece no asustarle nada, que pisa fuerte y sin tambalearse por muy altos que sean los tacones que lleve porque, entre otras cosas, hace gala de ir siempre tan arreglada como correcta.

Es una de esas mujeres asturianas que han roto el techo de cristal, y no sólo por haber sido la primera presidenta de Hunosa y la más joven al acceder al cargo con 39 años. Ella ya llevaba años trabajando en esa empresa como ingeniera de minas, un mundo pensado en otros tiempos sólo para hombres, antes de sentarse en el sillón desde el que se dirigen los designios de la hullera pública. Desde él tuvo que afrontar la dicotomía de ser de la cuenca minera allerana y tener que trabajar por una descarbonización que, al final, está ejecutando el partido de quien será su principal contrincante en la cita electoral que tendrá lugar en el mes de mayo.

Ese será su horizonte desde ahora. Su nuevo reto. Porque tal pareciera que Mallada, extrovertida, amable y amigable en las distancias cortas, no puede vivir sin uno. Nacida el 14 de enero de 1973 en Cabañaquinta, desde muy joven se introdujo en la política local. Con poco más de 20 años puso en marcha las Nuevas Generaciones del PP en su concejo, Aller, y a partir de ahí inició una carrera de vértigo que convirtió a María Teresa Mallada de Castro en concejal popular por dicho municipio con 25 años, siendo elegida poco después portavoz del grupo municipal y presidenta del PP allerano, cargo que todavía ostenta aunque sea de forma honorífica. Y mientras estaba ligada a la política local, la ahora candidata del PP a la presidencia del Principado, trabajó en diversas explotaciones mineras y asumía cargos como ser miembro del Consejo de Administración de Hunosa. Hasta que en febrero de 2012, con la confianza de Mariano Rajoy, fue nombrada presidenta de la empresa pública minera. Volvía a romper el techo de cristal. Era el décimo primer presidente de Hunosa pero la primera mujer en serlo. Con firmeza dirigió los destinos de la hullera, siendo consciente del papel difícil que le tocaba cuando las voces de su alrededor pedían el fin de la minería, el fin del carbón.