Un médico de Familia asturiano cobra hasta 23.000 euros menos que un colega de Murcia

Susana D. Machargo REDACCIÓN

ASTURIAS

Pilar Canicoba

Un estudio comparativo del Consejo General revela la brecha salarial por territorios y la pérdida de poder adquitivo de la última década.

05 feb 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Un médico de Atención Primaria en España, y por extensión en Asturias, tiene que concluir el Bachillerato con una nota sobresaliente, realizar una selectividad excelente, cursar una carrera de seis años, preparar el MIR y aprobarlo y, después, como mínimo, completar una residencia de cuatro o cinco años. Esto supone que pasan más de 12 años sumidos en unos estudios de alto nivel de exigencia y que no comienzan su verdadera vida profesional hasta los 30 años. Lo que les espera después no parece la panacea. «Demasiado esfuerzo y muchas exigencias para una retribución baja, sobre todo, en algunos servicios de salud», concluye el Consejo General de Colegios Oficiales que acaba de presentar un estudio comparativo, que analiza la brecha salarial por territorios y la pérdida de poder adquisitivo registrada en la última década. El Principado no sale muy bien parado. No encabeza ni un solo ránking y en muchos de ellos aparece incluso a la cola. Basta un ejemplo para descubrirlo: un interino eventual  o sustituto, con un trienio, sin dedicación exclusiva ni carrera profesional, que realiza guardias gana hasta 23.000 euros al año menos que un colega murciano en una situación idéntica.  

Estudio comparativo de las retribuciones de los médicos de Atención Primaria en España en 2018 y diferencias desde 2009. Ese es el nombre bajo el que se presenta el trabajo. Este estudio recoge cuatro perfiles profesionales diferentes desde el joven citado en el ejemplo del primer párrafo al más cualificado, aquel que tiene 55 año so más, es propietario de una plaza, cuanta con diez trienios y el cuarto nivel de la carrera profesional, cobra un complemento por la dedicación exclusiva y realiza guardias. Todos trabajan en una zona de dispersión geográfica G-1, es decir de característica urbana, con unas 1.500 tarjetas sanitarias, y unas 50 horas de guardia presencial al mes. El objetivo es que la comparación sea lo más exacta posible, algo complicado debido al diferente modo de funcionamiento de cada uno de los servicios sanitarios autonómicos. 

La comparación

Un médico joven asturiano, que comienza su carrera en un centro de salud, cobra algo menos de 2.000 euros netos al mes sin guardias. En concreto, en ese tipo 1, el estudio le asigna 1.976 euros. Es la segunda comunidad que menos paga a aquellos que están empezando. Solo en Andalucía están peor. En cambio, en Ceuta y Melilla perciben 3.160 y en Murcia 3.038. El resto de los perfiles profesionales tampoco salen demasiado bien parados. Según esta investigación el facultativo con más de 55 años y todos los complementos se embolsa 3.304 euros netos al mes. Solo en Cataluña y Canarias se llevan menos.