Redacción

Un helicóptero de Bomberos de Asturias ha pillado in fraganti a un pirómano prendiendo fuego al monte en Bobia, en el concejo de Onís. Ese es justo uno de los puntos en los que se encuentra uno de los incendios que más preocupan al Servicio de Emergencias (Sepa) y a donde se ha trasladado la Unidad de Militar de Emergencias (UME). Los efectivos que volaban en el helicóptero dieron aviso a la sala central de emergencias que,a su vez, contactó con la Guardia Civil. El consejero de Presidencia y presidente en funciones, Guillermo Martínez, ha pedido la colaboración ciudadana para identificar a este incendiario.

Lo que ha trascendido hasta ahora es que desde la aeronave los efectivos de Bomberos de Asturias vieron con claridad a una persona prendiendo fuego en diferentes puntos de la montaña. Nada más dar al viso, agentes de la Guardia Civil se han desplazado a la zona para iniciar las investigaciones.

Esta es solo una de las dos buenas noticias registradas a última hora del día. La segunda es que ha comenzado a llover en algunos concejos del suroccidente y también de la cordillera. Guillermo Martínez no ha querido lanzar las campanas al vuelo pero ha reconocido que la predicción es buena y que la alerta por viento activada a las seis de la tarde ha dificultado las tareas de extinción pero no ha reavivado grandes fuegos. No obstante, se esperan ráfagas de hasta 100 kilómetros por hora. De ahí la cautela.

El Sepa todavía cuantifica 23 fuegos en 19 concejos. Trece están activos, en Belmonte de Miranda (2), Cangas de Onís (2), Lena (2), Cangas de Onís (1), Laviana (1), Onís (1), Parres (1), Piloña (1), Ponga (1) y Sobrescobio (1). Los otros diez, que están controlados, se localizan en los concejos de Aller, Bimenes, Cangas de Onís, Cangas del Narcea, Lena, Quirós, Salas y Valdés. El que más preocupa es el de Onís junto con uno en el concejo de Lena, que ya se encuentra en mejores condiciones. En el caso de Lena, el problema ha sido el viento. Las fuertes rachas que soplaron por la tarde en esa zona hicieron que las aeronaves tuvieran que abandonar el operativo por falta de seguridad. De hecho, la mitad de los medios aéreos permanecieron en tierra debido al viento.

El resto del operativo ha estado desplegado al completo. Sobre el terreno han llegado a trabajar hasta 300 efectivos, sumados los profesionales del Sepa, la Unidad Militar, las Brif y las brigadas de voluntarios, además de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Así lo ha explicado Guillermo Martínez que valoró «el buen trabajo» de los servicios de extinción. A falta de una perimetración exacta, solo dos fuegos han rebasado 500 hectáreas para considerarlos de grandes dimensiones. Estos fueron los registrados en los concejos de Salas y Belmonte de Miranda. Por su parte, el ministro de Agricultura Pesca y Alimentación, Luis Planas, afirmó ayer que espera que en 48 horas se pueda «definitivamente resolver» los incendios en Cantabria y Asturias.

La boina de humo generada por los incendios ha sido especialmente intensa en las horas centrales del día. Un intenso olor a quemado y una película parecida a la neblina cubrió la zona metropolitana que circunda Oviedo. Su intensidad ha sido incluso superior a la nube de contaminación visible hace solo unos días, cuando el Principado estuvo en alerta por otra razón: la polución.

Asturias se lanza a la caza de los pirómanos que provocaron la ola de incendios

Susana D. Machargo

La Fiscalía no espera ni al final de la crisis para abrir una investigación. El Principado denuncia que la inmensa mayoría de los focos son intencionados. Delegación del Gobierno reclama la colaboración ciudadana

El olor a madera quemada inundó incluso el centro de Oviedo. Las llamas quedaron lejos de los núcleos de población pero iluminaron el cielo nocturno de Asturias y el aroma llegó mucho más allá del cinturón rural. Los incendios forestales han vuelto a poner en jaque a la región. Espoleados por las altas temperaturas y los vientos del sur, la madrugada del domingo al lunes se llegaron a registrar hasta 139 focos repartidos en 32 de los 78 concejos en los que se divide la región. Con la llegada de la luz y de los efectivos de la Unidad Militar de Emergencia (UME), la situación mejoró. No obstante, el drama es el mismo. Con circunstancias meteorológicas adversas aparecen decenas de fuegos de manera simultánea a lo largo de todo el Principado. El Gobierno regional ha reconocido que la inmensa mayoría son intencionados. Tan solo un par están relacionados con caídas de tendidos eléctricos. Así la que Fiscalía ha abierto diligencias para tratar de localizar a los pirómanos y para trazar estrategias preventivas, antes incluso de finiquitar la crisis. Mientras tanto ecologistas y ganaderos se han enzarzado en una disputa dialéctica recurrente en estos momentos de crisis. El hecho de que se haya levantado el acotamiento al pastoreo del suelo calcinado se ha convertido en un arma arrojadiza recurrente.

Seguir leyendo

Comentarios

Pillado in fraganti un pirómano en Onís