Cómo mejorar las cercanías de vía estrecha en Asturias a coste cero

La plataforma Asturias al tren propone potenciar los servicios semidirectos y reducir o eliminar apeaderos

Tren de cercanías en la estación de El Berrón
Tren de cercanías en la estación de El Berrón

Redacción

La mejora del servicio de cercanías ha sido siempre una demanda de los asturianos, que ha visto cómo este servicio ha sido abandonado a su suerte durante décadas. La lluvia de millones que promete José Luis Ábalos contempla una serie de medidas para recuperar las inversiones perdidas durante este tiempo. No obstante, no es necesario destinar grandes cantidades de dinero para mejorar este transporte. Desde la plataforma Asturias al tren plantean dos medidas que no requieren ningún desembolso económico para optimizar el servicio de cercanías en la región. Se puede conseguir un servicio más competitivo a coste cero.

Para Carlos García, presidente de este colectivo, un cuestión clave a la hora de arreglar la problemática de los tiempos de trayecto es cambiar los horarios, fomentando los trenes semidirectos de forma que se ahorren paradas y optimice los recursos ya existentes. Un ahorro no solo de tiempo, sino también de dinero ya que, como explica García, «al parar en muchos apeaderos, está un tiempo sin moverse y al reanudar la marcha gasta mucha energía, que repercute en el coste eléctrico. Es como un coche. Si paran menos y van más seguido, se gasta mucho menos en electricidad». 

El colectivo plantea optimizar las paradas que concentran mayor número de pasajeros y reduciendo o eliminando aquellas infrautilizadas o que, directamente, no suben ni bajan pasajeros. Para la línea Gijón-Cudillero, propone reducir el servicio en Tremañes, Veriña (adaptando las paradas a los cruces), Aboño (a 6 paradas por la mañana y 6 por la tardes), Xivares (reducir a la mitad las paradas), Regueral (ajustar las paradas a los cruces), Zanzabornín y Laminación (reducir en ambos apeaderos el servicio a 6 paradas por la mañana y 6 por la tarde), Raíces (reducir la frecuencia fomentando el uso del autobús urbano), Santiago del Monte, Riberas, Peñaullán y Los Cabos (reducir a 6 paradas por la mañana y 6 por la tarde).

En esta línea, propone la supresión de las siguientes paradas: centro de transportes, cristalería, Salinas, Santianes y El Pito. Este trayecto cuenta con 32 apeaderos, de los cuales Asturias al tren plantea suprimir seis, reducir el servicio en doce, potenciar con semidirectos siete (Gijón, Candás apeadero, Candás estación, Trasona, Avilés apeadero, Avilés estación y Pravia), y deja como están siete (Perlora, Llaranes, Piedras Blancas, El Parador, Soto del Barco, Muros del Nalón y Cudillero).

Para la línea Gijón-Laviana, la plataforma sugiere reducir el servicio en Tremañes (al 50%), Pinzales (uso de autobús), La Aguda y Puente Buracos (reducir al 60% el servicio), Bendición y Valdesoto (uso de autobús), Curuxona, Ciaño (uso de autobús), Carrocera y San Martín (reducir al 60% el servicio) y Barredos (reducir al 60% y complementar con autobús). Las paradas que el colectivo plantea suprimir son Sotiello, Xixún  y San Vicente, recomendando en estas zonas el uso de autobús como medio de transporte. El colectivo mantendría el servicio en El Berrón, Sotrondio y Blimea y potenciaría con semidirectos las paradas de Gijón, Noreña, Carbayín, Tuilla, La Felguera, Sama, El Entrego y Laviana. El ahorro del tiempo de trayecto sería, según estimaciones de Asturias al tren, del 45% para Gijón, Siero y Laviana y un 5% para Oviedo.

Para la línea Oviedo-Infiesto, se propone potenciar con semidirectos las paradas de Oviedo, La Corredoria, Parque Principado, Colloto, Meres, El Berrón, Pola de Siero, Lieres y Nava. Se mantendrían los servicios en Infiesto e Infiesto apeadero, y se suprimirían o reducirían los servicios en Fonciello, La Carrera y Los Corros (eliminando estas paradas o reduciendo el servicio al 60%); se suprimirían en El Remedio, Llames, Fuente Santa, Ceceda, Carancos y Pintueles (planteando en estos lugares el uso de autobús como transporte alternativo). La aplicación de estos semidirectos, calculan desde la plataforma, supondría un ahorro del 50% del tiempo de los trayectos.

Para la línea Oviedo-San Esteban, cree que se podría potenciar con semidirectos Oviedo, Trubia, Grado y Pravia. Por otra parte, mantendría el servicio con la recomendación de utilizar el autobús como forma complementaria de transporte en Oviedo-Vallobín (bus urbano cada 20 minutos), Oviedo-Argañosa (dos líneas de buses urbanos cada 15-20 minutos), y Las Campas (bus urbano cada 20 minutos), y dejarían el servicio como está en San Román y San Esteban. Reduciría o suprimiría las paradas en Las Mazas (se eliminaría y se propone como transporte alternativo el autobús urbano, que pasa cada 20 minutos), San Claudio (se reduciría y se plantea el bus urbano que pasa cada 20 minutos), San Pedro de Nora (se reduciría el servicio), Soto de Udrión (se suprimiría esta parada y se plantea como alternativa el bus urbano, que pasa cada media hora a 300 metros de la propia parada de tren), Santa María (reducir el servicio), Vega (reducir el servicio), Peñaflor (reducir y plantear como transporte complementario el autobús que pasa cada 10 minutos para Grado y 12 para Oviedo), Sandiche (reducir el servicio), Aces (suprimir esta parada), Beifar (reducir el servicio) y San Ranón (se eliminaría el servicio y se propone como alternativa el bus de Los Cabos para Pravia, a 500 metros de la propia parada de tren). El colectivo también propone modificaciones en los horarios para Oviedo-San Esteban y San Esteban-Oviedo. 

Para la línea Baiña-Collanzo, propone potenciar con semidirectos Ablaña, Mieres-puente, Caudalia, Caborana, Moreda, Cabañaquinta y Collanzo. Reduciría o suprimiría las paradas en La Pereda (reducir el servicio y plantea como transporte complementario la línea 5, con ocho servicios), Ujo-Tarjuelo (eliminar esta parada), San Antonio y Piñeres (eliminar estas paradas y plantea el uso de la línea 1), y Santa Ana (reducir al 50% el servicio y propone el uso de la línea 1). Mantendría como están las estaciones de Baiña, Figaredo, Santa Cruz, Oyanco, Córigos y Levinco.

Respecto a los horarios de los trenes de ancho métrico, «los semidirectos deben estar fundamentalmente adaptados a los horarios laborales y de los estudiantes: los de primera hora, medio día y por la tarde final de jornada laboral», explica Carlos García. Este servicio se concentraría en las franjas de hora punta, mientras que el de todo paradas se aplicaría a los horarios de baja demanda. 

El escenario ideal para el presidente de Asturias al tren es que gran parte de los servicios en la región pasen a ser semidirectos, llegando a un 80% de los trenes tanto de Renfe como de Feve. Este escenario, atendiendo a lo expuesto por García, permitiría unos ahorros enormes eléctricos y, por lo tanto, para el bolsillo. Además, favorecería un ahorro de tiempo notable en los trayectos al no efectuar paradas continuamente.

Los apeaderos son la otra fuente de ahorro que contempla Asturias al tren. El mantenimiento de los mismos requiere de un gastos predefinido, sin importar si se utilizan o no. Por ello, Carlos García considera que suprimir apeaderos es una forma acertada de no solo ahorrar tiempo de parada, sino mucho dinero en aquellos en los que no se baje o suba ningún pasajero. Otra forma de ahorro relacionada con los apeaderos es que los trenes pasen cada dos o tres horas por los mismos, promoviendo los semidirectos y evitando que los convoyes paren continuamente en estos lugares en los que no hay tránsito de pasajeros.

De entre estas dos opciones contempladas por la plataforma para reducir costes derivados de los apeaderos, el presidente de este colectivo aboga por la primera alternativa. «Eliminar apeaderos es mucho más beneficioso. No solo por evitar paradas en las que no se baja ni sube nadie, sino también porque los costes de mantenimiento son elevados, ya que tienes que gastar sí o sí, por ejemplo, en pintura o la conservación de las papeleras de forma periódica», comenta. Carlos García pone como ejemplo de esto la parada del Centro de Transportes en Gijón, donde señala que no se sube o baja nadie, pero hay que mantener esa parada con todos los gastos que conlleva.

Maneras de mejorar un servicio sin grandes inversiones y sin la necesidad de hacer obras nuevas. Como muestra de la posibilidad que ofrece el semidirecto y el ahorro de tiempo que supone con respecto a los trenes de paradas, muestra como ejemplo el trayecto Gijón-El Berrón. Mientras que el semidirecto dedica 17 minutos en realizar un trayecto de 20 kilómetros, si el pasajero se decide por el de todas las paradas, dedicará diez minutos más en realizar el mismo recorrido. Un ahorro de diez minutos solo por elegir el servicio semidirecto.

La rigidez del sistema de transporte no permite mucha variedad de mejoras a coste cero ya que «se trata de un convoy que va sobre dos vías, no hay más», como lo define el presidente de Asturias al tren. Por ello, las propuestas realizables sin gastar un euro se limitan a las dos anteriormente explicadas por Carlos García. No obstante, el ahorro que se generaría una vez acometidas estas dos medidas sería cuantioso y repercutiría en la optimización de este servicio. Y es que sí, se puede mejorar el cercanías en la región sin gastar un solo euro.

Comentarios

Cómo mejorar las cercanías de vía estrecha en Asturias a coste cero