Mallada se presenta como la única capaz de solucionar el «estropicio» del PSOE

La candidata del PP a la presidencia del Principado augura que será la primera presidenta de la región

Teresa Mallada, Mercedes Fernández y Alberto López Asenjo, en la pegada virtual de carteles del PP, celebrada en Gijón
Teresa Mallada, Mercedes Fernández y Alberto López Asenjo, en la pegada virtual de carteles del PP, celebrada en Gijón

Redacción

La candidata del PP al Principado de Asturias, María Teresa Mallada, ha destacado en Gijón el inicio de una campaña electoral «decisiva» en la que salen «a ganar», recoge Europa Press. «Yo salgo a ganar y ese es mi objetivo», ha apuntado frente a cualquier pronóstico de encuesta electoral. «Hoy a las doce comienza el gran cambio en Asturias», ha sostenido. Así lo ha manifestado en el acto de arranque de la campaña electoral europea, autonómica y local en un establecimiento hostelero gijonés. Mallada, asimismo, se ha mostrado orgullosa de representar al PP y ha augurado que igual que fue la primera presidenta de Hunosa, será la primera presidenta del Principado de Asturias. Asimismo, presenta el proyecto de su partido como el único capaz de poner solución al «estropicio» del PSOE.

«No os voy a fallar», ha remarcado a los asistentes al acto, en el que ha estado arropada por los miembros de las respectivas candidaturas, pero también por números responsables y militantes del partido, como su presidenta en Asturias, Mercedes Fernández, o su homólogo en Gijón Mariano Marín, y el candidato a la Alcaldía en esta ciudad, Alberto López-Asenjo. Previamente al acto, la candidata ha reconocido que en el PP afrontan esta campaña «con muchísima ilusión», al tiempo que ha defendido que el programa electoral que han confeccionado es el único que puede cambiar Asturias y sacarla del «letargo» en el que está, a su juicio. En esta misma línea, se ha mostrado convencida que el proyecto del PP es el que necesita Asturias.

Salir a ganar

Sobre la última encuesta del CIS, ha incidido en que esta muestra bastantes diferencias entre los resultados de las pasadas elecciones generales y los que se prevé que van a sacar en Asturias, que supondría mantener un resultado similar a los pasados comicios autonómicos -10 u 11-. Es por ello, que ha considerado que esta campaña va a ser fundamental: «Vamos a salir a hacer la mejor campaña». Además, se ha vanagloriado de contar con una candidatura que aúna experiencia profesional y política y se ha presentado como el único partido capaz de poner solución al «estropicio» del PSOE. Ha criticado, unido a ello, que el candidato socialista a la Presidencia del Principado, Adrián Barbón, «no dice nunca nada» ante los indicadores negativos sobre Asturias que se van sucediendo.

Frente a ello, ha incidido en que el PP tiene, en cambio, claro lo que hacer, al tiempo que ha defendido que ningún asturiano pague más que cualquier otro español. Se ha comprometido, asimismo, ha llevar a cabo una reforma fiscal, a crear más oportunidades para los asturianos, y a que las familias de la región puedan trabajar y atender a los suyos, algo que según ella ahora no se puede. «Ya está bien de políticos acomplejados», ha resaltado, a lo que ha visto preciso políticos más solventes. Por este motivo, ha animado a los ciudadanos a que «dejen Asturias en las mejores manos». «Salgamos a ganar», ha insistido.

Por otro lado, Mallada ha tenido palabras para los venezolanos que viven en Asturias y ha mostrado su deseo a que puedan vivir en democracia. A este respecto, ha pedido «la inmediata» puesta en libertad del vicepresidente del Parlamento de Venezuela, Edgar Zambrano. Antes del acto, por su parte, el candidato del PP a la Alcaldía de Gijón ha asegurado, en declaraciones a los medios de comunicación, que afronta esta campaña con ilusión. A su juicio, lo importante de la campaña es convencer a los ciudadanos de que el del PP es el mejor proyecto. Ha remarcado, a este respecto, que el mejor respaldo que se puede tener es el de la ciudadanía.

Comentarios

Mallada se presenta como la única capaz de solucionar el «estropicio» del PSOE