Los centenarios se reparten por el 70% de los concejos asturianos

Cabrales, Llanes y Oviedo tiene distritos con la mayor concentración de vecinos por encima de los 100. Cinco municipios se cuelan entre los que tiene más población centenaria de España

Abuelo, mano, anciano

redacción

Antes era noticia. La abuela del pueblo cumplía 100 años. La familia se reunía a su alrededor para que soplara las velas de la tarta y los fotógrafos tomaban una imagen que iba a aparecer en los medios de comunicación. Hoy, por cotidiano, la noticia ha dejado de serlo. En el Principado viven 467 centenarios. Esa era, al menos, la cifra oficial a fecha 1 de enero de 2019, según el Instituto Nacional de Estadística. Los microdatos de la encuesta permiten tener acceso a otras curiosidades. Por ejemplo, que viven en 55 de los 78 concejos en los que se divide la región o que Cabrales, Llanes y Oviedo tiene distritos con la mayor concentración de vecinos por encima de los 100. No obstante, como corresponde por los datos globales total, Gijón es el que tiene más censados. 

El Principado está en el grupo de cabeza pero no lidera nada. Hay otras dos comunidades con una mayor proporción de centenarios, en función de su población. Castilla y León y Galicia encabezan ese ránking. La primera tiene una tasa de 6,49 centenarios por cada 10.000 habitantes. La segunda, de 6. Asturias está ligeramente por debajo, con 4,54. Le siguen muy de cerca Cantabria, con 4,48 y Aragón, con 4,42. La mitad norte del país es la más longeva de todas. Las estadísticas lo confirman. Cinco concejos están entre los 100 con más población por encima de los 100 años por tasa, no en números absolutos, donde reinan las grandes capitales. Esos cinco con más proporción son Gijón (puesto 15), Oviedo (22), Avilés (70), Langreo (74) y Llanes (88).

Pero se puede cerrar la mirilla del microscopio un poco y tratar de analizar porciones de terreno incluso más pequeñas. ¿Qué pasa dentro de Asturias? ¿La distribución es homogénea? La respuesta más exacta es que no. Hay centenarios en 55 de los 78 concejos, lo que supone un 70,51% del total del territorio. De los 407 habitantes por encima de los 100 años, 109 residen en Gijón, en Oviedo 85, en Avilés 27, en Langreo 26  y en Llanes 20. De los municipios más poblados el más joven es Siero, con solo una tasa de 2,90 por cada 10.000 habitantes.

Si solo se tiene en cuenta la proporción, entonces el suroccidente emerge como despoblado y envejecido. Taramundi y Villanueva de Oscos son los dos concejos con una tasa más elevada, 30,96 por 10.000 habitantes el primero y 33,56, el segundo. No es extraño, el primero tiene dos centenarios sobre una población de 646. El segundo solo uno sobre un censo total de 298. Tras ellos, Somiedo, con 26,64 por 10.000 habitantes, con tres centenarios entre 1.125 vecinos. Cabrales arroja una tasa de 24,98, al contar con cinco centenarios en un concejo de 2.002 habitantes. La de Santa Eulalia de Oscos es de 22,08 por cada 10.000. Eso es lo que sucede al tener un centenario entre sus 453 vecinos. En Piloña, por ejemplo, no hay brecha de género. Sus 12 centenarios se dividen en seis hombres y seis mujeres. Sin embargo, las ocho de Corvera tienen nombres femeninos. En cuatro concejos su único centenario es varón. Se trata de Riosa, Villanueva de Oscos, Santa Eulalia de Oscos y Ponga.   

¿Qué sucede si cerramos aún más el microscopio? Se pueden tomar como referencia las secciones censales, lo que permite bajar al nivel del distrito. Ahí surgen datos más curiosos aún. Las zonas más envejecidas de Asturias son tres barrios de tres concejos, Cabrales, Llanes y Oviedo, donde conviven cinco centenarios a escasos metros. En dos zonas de Corvera y de Piloña, suman cuatro

Asturias, 2033: emigrantes más jóvenes, paritorios vacíos y centenarios a tutiplén

Susana D. Machargo

Ni un solo indicador demográfico invita a la esperanza. La mortalidad se estabiliza pero el índice de natalidad arrastra el padrón a un imparable envejecimiento

Ni un sólo indicador invita al optimismo. El padrón de Asturias se despeña sin que ninguna administración lo remedie. Cada estadística es peor que la anterior. La última, una proyección a 15 años del Instituto Nacional de Estadística (INE), es desoladora. El Principado del 2033 tendrá apenas 940.540 habitantes, de los que casi el 15% habrán nacido en el extranjero. Ni siquiera un cambio en los flujos migratorios, con un incremento de las entradas procedentes de otros países, servirá para frenar la sangría. No nacerán ni 5 niños por cada 1.000 habitantes. Las maletas para buscar un futuro fuera se harán a edades más tempranas y el número de centenarios crecerá de manera exponencial. Si hay un dato al que aferrarse es el que detalla el número anual de defunciones, que se estabilizará por encima de los 13.000.

Seguir leyendo

Tags
Comentarios

Los centenarios se reparten por el 70% de los concejos asturianos