Asturias se tiñe de morado

La región protagoniza decenas de cursos, concentraciones, performance y manifiestos para demostrar que no consentirá la violencia de género


Concentraciones, manifestaciones, homenajes y acciones artísticas y reivindicativas se han sucedido este lunes por toda Asturias para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres en el que el presidente del Principado, Adrián Barbón, ha pedido a la ciudadanía que no ceda ante quienes niegan esta lacra.

;
Batucada feminista contra las violencias machistas Batucada feminista contra las violencias machistas en la manifestación 25-N organizada en Gijón

Esta petición la ha hecho durante la celebración institucional del 25 N, que en esta ocasión se ha celebrado en la Casa de Cultura de Langreo, aunque han sido decenas las manifestaciones y concentraciones las llevadas a cabo en Oviedo, Gijón, Avilés, Mieres, Siero, Cangas de Onís, Llanes o Ribadesella, entre otras muchas localidades, en su mayoría, organizadas por ayuntamientos y colectivos sociales, pero también por escolares.

El jefe del Ejecutivo ha alertado de que el consenso general en la sociedad española contra la violencia machista «hoy no existe», y ha pedido a la ciudadanía que «no ceda ante quienes niegan la realidad de los ataques contra las mujeres», en clara referencia a Vox, que a su vez ha mostrado su malestar por no haber sido invitado a participar en este acto institucional, del que quedó excluido.

Pérdida de consenso

La pérdida del consenso frente a la violencia machista ha llevado, precisamente a los grupos parlamentario del PSOE, Podemos e IU a intentar promover una declaración en el seno de la Junta General del Principado, que se haga pública durante el pleno ordinario de esta semana, como alternativa a la de carácter institucional que tradicionalmente lee el presidente de la Cámara, pero que requiere del apoyo de todos los partidos. Vox ha mostrado en distitnas ocasiones su rechazo a la Ley de Violencia de Género al considerar que atenta contra el principio de presunción de inocencia y criminaliza a los hombres por razón de sexo mediante tipos penales específicos para los varones o la creación de tribunales especiales e incide en que «ha demostrado ser un fracaso» dado que «los asesinatos no han bajado y los presupuestos para asociaciones y estructuras políticas sí han aumentado».

«Hay cuestiones en las que no cabe ceder ni refugiarse en la equidistancia, ante las que no cabe pactar ni transigir, y una de ellas es el rechazo rotundo a la violencia contra las mujeres», ha señalado el presidente asturiano, que ha incidido en el acto institucional de Langreo que desde su Ejecutivo se empeñará en la defensa de la igualdad. La alcaldesa de Langreo, Carmen Arbesú, que ha recordado que este año son ya 52 las mujeres y niños asesinadas «a manos de un hombre en el que un día confiaron», se ha mostrado partidaria de redoblar los esfuerzos contra la explotación sexual, para cerrar la brecha salarial y asegurar a los adolescentes una educación en igualdad «que destierre el patriarcado».

Actos en Gijón

La alcaldesa de Gijón, Ana González, también ha advertido este lunes del aumento de la violencia machista entre adolescentes y ha defendido la importancia de romper con esta «herencia que pasa de generación en generación». Lo ha hecho momentos antes de que políticos y miembros de entidades sociales especializadas en luchar contra la violencia machista guardasen al mediodía un minuto de silencio en homenaje a las víctimas, acto celebrado en torno a un banco pintado de morado en el que se puede leer, tanto en español como en asturiano, «No a la violencia contra las mujeres», que se colocará en el paseo de Begoña.

No obstante, el acto principal en Gijón ha sido la manifestación que a primera hora de la noche ha reunido a miles de personas detrás del lema «Polas que tamos, les que nun tamos, les que peligramos» y con pancartas donde se podía leer «¿Si nosotras somos las nazis por qué somos las que morimos?», «Controlar, poseer, humillar … NO ES AMAR» o «Ante la duda, tú la viuda», informa EFE.

Resto de Asturias

En Oviedo han sido varias decenas de personas las que han participado en el acto de homenaje a las víctimas de violencia machista en otro acto institucional organizado por el Ayuntamiento en el que han participado todos los grupos municipales salvo Vox, cuyos ediles se han situado en un lateral de la plaza donde se realizaba el tributo. El alcalde, Alfredo Canteli, ha mostrado su «total repulsa» a la violencia machista, ha advertido de que ante esta realidad no se puede «mirar hacia otro lado» y ha anunciado que impulsará medidas de prevención para esta problemática con el objetivo de que Oviedo sea una ciudad «libre» de violencia machista.

Poesía, música y una perfomance para denunciar los matrimonios forzosos se dieron la mano junto a los representantes institucionales entre los que se encontraba el presidente del parlamento asturiano, Marcelino Marcos Líndez, que ha censurado una «lacra que se viene sucediendo desde hace mucho tiempo» y ha pedido hacer todo lo posible para combatirla tras lamentar que haya desaparecido la unanimidad de los últimos años para neutralizarla.

Avilés ha aprovechado para reivindicar, a través de un manifiesto redactado por el Consejo Municipal de la Mujer, que el Gobierno del Principado ponga en marcha una unidad de valoración forense integral para los partidos judiciales de la ciudad y de Pravia, Luarca y Castropol, y que se sigan desarrollando las medidas incluidas en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Desde Mieres, han propuesto también que cada últimos jueves de mes ondee en el ayuntamiento una bandera lila con un crespón negro y que cada pleno municipal incluya una mención a todas las mujeres asesinadas en el último mes.

2.280 días: esa es el tiempo que tardan las asturianas en denunciar a sus maltratadores

Susana D. Machargo
Protestas en Asturias por la sentencia de la Manada
Protestas en Asturias por la sentencia de la Manada

La violencia de género deja en el Principado cifras para la reflexión. 590 víctimas viven pegadas a un teléfono con localizador. La cifra de denuncias rebasa las 3.000 al año

Seis años y tres meses. 2.280 días. Millones de infinitas horas. Ese el tiempo que tarda de media una asturiana en denunciar al maltratador desde que recibe el primer golpe. La lacra de la violencia machista sobrevive enquistada en la sociedad, muchas veces de manera callada, generando una pesada losa emocional para familias que no saben qué camino seguir. Les cuesta dar el primer paso y lo pagan hasta con su vida, antes incluso de haber interpuesto una denuncia. El año pasado se registraron en el Principado 3.109 denuncias. En este 2019, a fecha 30 de septiembre, ya iban otras 1.439 más. 580 mujeres viven bajo protección policial. Una de ellas tiene un caso considerado de riesgo extremo. Otras doce, de riesgo alto. 590 son usuarias del servicio telefónico de atención y protección para las víctimas de violencia de género, conocido por las siglas Atenpro, lo que implica que con pulsar solo una tecla pueden avisar de la presencia de su agresor y que están localizadas por GPS en caso de que no puedan responder a una llamada de control. Son 63 más que hace un año.

Seguir leyendo

Comentarios

Asturias se tiñe de morado