Los respiradores 3D de Asturias, capacidad para replicar uno cada tres horas

ASTURIAS

El ingeniero Marcos Castillo explica el trabajo de colaboración de los voluntarios con el HUCA y la Universidad de Oviedo

25 mar 2020 . Actualizado a las 10:29 h.

Marcos Castillo, uno de los ingenieros que trabaja en el equipo que desarrolla contrarreloj en Asturias los respiradores con impresión 3D, no cede a la presión en los contactos constantes entre los voluntarios de la red ReesistenciaTeam, los profesores de la Universidad de Oviedo que les apoyan en el proyecto y las idas y venidas al HUCA en busca de material. Quizá sólo un poco ayer domingo cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mencionó para toda España la iniciativa en su comparecencia tras hablar con los responsables autonómicos.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Los plazos corren y a nadie se le escapa la urgencia de la situación pero lo más importante es hacer las cosas bien, con eficacia y funcionalidad. «Ahora mismo estamos trabajando en el vídeo de la facultad de medicina. Hay dos profesores de la universidad y estamos entre todos poniendo en práctica todo el desarrollo de la máquina, es decir estudiando desde diferentes puntos de vista por qué cada cosa va en su sitio evaluando un poco todo».

Aunque todo el mundo habla de respiradores fabricados con impresoras 3D, lo cierto es que sólo una pieza se produce con estos dispositivos, una válvula que insufla al globo. La mayor parte de la máquina se hace con corte láser de metacrilato. Explica Marcos Castillo que la máquina está diseñada para que sea posible replicar un ejemplar cada tres o cuatro horas. Para hacerlo lo primero es la validación clínica, que se hará en el HUCA, todo el proyecto cuenta con el respaldo de la Fundación COTEC y la Consejería de Ciencia del Principado además de la Universidad de Oviedo.