Exámenes en cuarentena cinco días y puntos por trabajos: así pondrán nota las universidades españolas

El alumnado de la Universidad de Oviedo se suma a una revuelta estudiantil telemática al sentirse abandonados. Las instituciones resuelven a su manera un final de curso marcado por el coronavirus

Alumnos, en una jornada de orientación de la Universidad de Oviedo.Un alumno de la Universidad de Oviedo
Un alumno de la Universidad de Oviedo

Zaragoza mantendrá cinco días confinados los exámenes que se hagan de manera presencial. Las cuatro universidades de Castilla y León recomiendan que si se hacen exámenes orales online se grabe a los alumnos. La Universidad del País Vasco (UPV) aconseja que se eviten los exámenes y que las notas sean en función de los trabajos. La UNED ya ha hecho un simulacro fallido de exámenes a distancia. Fallido porque se cayó el servidor. Las Universidades tratan de adaptar el final de curso al coronavirus en medio de un creciente descontento de los estudiantes. Ayer, miércoles, #UniOviNosAbandona se convirtió en trending topic nacional en Twitter. Ese hasthag canalizaba el malestar de los universitarios asturianos, por la falta de previsión de las fechas y la indefinición del modelo de exámenes. 

Su repercusión nacional sorprendió incluso a sus propios promotores, las Asambleas de Estudiantes de la Universidad de Oviedo. Pero, en realidad, no eran los primeros. #UCMNoRespeta, #QuemadUS, #AsiNonUvigo, #AsiNonUSC, la #UAnoactUA o #laUVAnoResponde son algunos de los que han circulado en los últimos días para protestar contra la Complutense, Sevilla, las gallegas, la de Alicante o Valladolid. Cada uno ha tenido su momento.

Oviedo ha descargado la responsabilidad del modelo de examen en cada docente. Las directrices son priorizar los exámenes online. Pero luego queda en manos de cada profesor la forma de evaluar. La información se canaliza a través de los centros. El Rectorado había dado de plazo hasta el lunes, 20 de abril, para que le remitieran una memoria resumiendo cómo se iba a hacer en cada una de las asignaturas de cada uno de los grados. Esa era la misma fecha para notificarlo a los alumnos. De las 21 escuelas y facultades de la Universidad solo cumplieron nueve. El malestar que produjo en los estudiantes fue el detonante de la campaña que se convirtió en viral en las redes sociales. Muchos docentes no se encuentran tampoco demasiado animados. Creen que la institución les está poniendo en el disparadero al no dictar instrucciones más precisas. Así lo han comentado fuentes consultadas por La Voz.

¿Qué están haciendo el resto de universidades españolas? La Conferencia de Rectores (Crue) ya dejó claro que nada de docencia online. Pero cómo están organizando las evaluaciones. Hay de todo, incluso instrucciones de lo más curiosas.

Ejemplos concretos

Eso pasa, por ejemplo, con Zaragoza, que señala en unas instrucciones del 20 de abril que los exámenes que se hagan presenciales pasarán en cuarentena cinco días antes de que los profesores comiencen a corregirlos. Como Oviedo, ha ampliado el periodo de evaluación a julio. En los 10 folios de instrucciones se explica que se priorizarán los exámenes telemáticos y que habría que hacer de manera presencial los menos posibles. Para los que sean en las aulas ya se ha establecido un protocolo, de entrada ordenada, distancia de las mesas, limpieza y bolsas de basura. Hasta ordena a los alumnos llevar pañuelos desechables.

Granada, que también sufrió su propio hasthag #vergUGRenza, ha publicado un plan de contingencia para la evaluación, en el que aplaza dos semanas los exámenes. Los alumnos han explicado que, aunque el Rectorado ha recomendado que las pruebas sean online, muchos docentes se resisten y quieren esperar para hacerlos en las aulas. En Cantabria, por citar otro caso, una resolución del rector de 6 de abril señala que la convocatoria ordinaria se realiza de manera no presencial y que solo de forma excepcional será presencial. La convocatoria ordinaria la ha retrasado a septiembre.

También la Uned está teniendo sus problemas. En su caso, ningún examen será presencial, así que está midiendo su capacidad tecnológica. El pasado 16 de abril decidió realizar un simulacro de exámenes para saber si su plataforma podría resistir la presión. Reclamó a todos sus matriculados que se conectasen a las 10 de la mañana para poner a prueba el sistema. Antes de esa hora ya se había colgado. Un mensaje anunciaba un error en el servidor.  

La Universidad del País Vasco no quiere exámenes. La instrucción básica es la evaluación continua, por trabajos y tareas. Quiere evitar que se hagan pruebas ya que no se pueden controlar las condiciones en las que se realizan y creen que no deben ser determinantes. Solo en casos muy concretos permite los orales y siempre con la idea de que se grabe el audio. Lo mismo dicen las cuatro universidades de Castilla y León. Salamanca, León, Burgos y Valladolid han pactado un documento, que se publicó el martes, 21 de abril. Han decidido que, como norma general, se debe realizar evaluación continua y que se puede prescindir de las evaluaciones finales sin problema. Si se realizan tendrá que ser con el máximo nivel de identificación del alumno. Los exámenes online deben de salir de bancos de preguntas o de items, seleccionados, al azar y con un tiempo determinado. Se pueden realizar pruebas orales individuales usando las herramientas de videoconferencia.

La Universidad Complutense de Madrid (UCM), por su parte, todavía no lo tiene todo decidido. Mantendrá la docencia virtual hasta el próximo 29 de mayo y ha dado de plazo hasta el 25 abril para que cada facultad haga públicos los criterios evaluación de cada asignatura. La web de la universidad recoge en su web que las facultades determinarán sus propios periodos de evaluación, entre junio y julio para la ordinaario y julio o spetiembre la extraordinaria, sus modalidades de evaluación, ya sean virtuales o presenciales.

El panorama es complejo. Cada institución ha interpretado las instrucciones de la Crue y del ministerio a su manera y no parece haber una voz única. Si se encuentra, sin embargo, en los estudiantes, unidos todos por la sensación de que se planifica sin tenerles en cuenta.

Los alumnos podrán hacer exámenes y tendrán notas pero solo repetirán de manera excepcional

Susana D. Machargo.
La consejera de Educación, Carmen Suárez, durante la conferencia sectorial
La consejera de Educación, Carmen Suárez, durante la conferencia sectorial

Educación mantiene el calendario lectivo hasta el 30 de junio. La consejería pretende recuperar los contenidos no impartidos el curso que viene

«La prioridad es la salud». Esa ha sido la frase más repetida por la consejera de Educación, Carmen Suárez, en una intervención telemática en la que ha despejado la incógnita que desde hace un mes preocupa a las familias: cómo concluirá el actual curso, reconvertido de presencial en telemático por la irrupción del coronavirus. Suárez ha indicado que las clases no se retomarán hasta que las autoridades sanitarias den todos los parabienes pero también señaló que no se adelantarán las vacaciones. El calendario escolar se mantendrá inamovible, con el fin de las clases el 23 de junio y de las actividades en centros el día 30 de junio. Los alumnos tendrán que seguir realizando tareas de repaso o de refuerzo de lo ya aprendido. Solo en cuarto de Secundaria y en segundo de Bachillerato se pondrán avanzar contenidos, para garantizar la graduación de sus estudiantes y el buen desarrollo de la prueba de acceso a la universidad. Los centros educativos tendrán que mandar a la administración un plan de trabajo que puede incluir la celebración de exámenes, siempre que se ofrezcan todas las garantías. Los estudiantes tendrán notas por partida doble: un informe de competencias y un boletín con las calificaciones numéricas. Solo repetirán de manera excepcional aquellos que no hayan alcanzado las competencias básicas y que sus docentes crean que no podrán alcanzarlas tampoco en el curso siguiente. La referencia básica será lo que hayan hecho durante la primera y la segunda evaluación.

Seguir leyendo

Comentarios

Exámenes en cuarentena cinco días y puntos por trabajos: así pondrán nota las universidades españolas