Trabajadores del HUCA viviendo en un hotel: «No nos renuevan la estancia»

Una auxiliar y un trabajador de mantenimiento del hospital, que ya estaban residiendo en uno de los hoteles critican la mala gestión de Prevención de Riesgos Laborales

El HUCA
El HUCA

Redacción

José García trabaja en mantenimiento del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y vio necesario pedir una plaza en el hotel Exe de Oviedo. García vive en Mieres con su mujer, que pertenece al grupo de riesgo tras ser trasplantada renal, ser inmunodeprimida y padecer diabetes. Por ello, decidieron que lo mejor era intentar conseguir que José García, aun consciente de no estar en la primera línea pero sí poder contagiarse porque trabaja por todo el hospital, solicitara una habitación en el hotel. Ahora, después de 28 días en el hotel, le dicen que no puede solicitarla más porque no entra en el grupo de beneficiarios de este servicio. Cristina Alonso trabaja de auxiliar en el HUCA, y tras su primera quincena, tampoco le renuevan la estancia. «¿Por qué no nos renuevan? La mala gestión es de Prevención de Riesgos Laborales», explica.

El mismo día que José García vio la noticia de que varios hoteles se convertían en servicios esenciales, empezó a preguntar en Prevención de Riesgos Laborales. No fue hasta pasados tres días cuando llamó por teléfono, le preguntaron de qué trabajaba y si andaba por todo el hospital. Le pidieron el nombre, el DNI y algunos datos, para consultarlo. Un rato más tarde le llamaron y le dieron el visto bueno para trasladarse al hotel. «En ningún momento me pidieron que presentase algo que justificara el motivo de la petición», explica. Le dijeron que le entregarían un papel para que llevara a Gerencia.

Ese mismo día fue a recogerlo y lo presentó. La secretaria firmó el escrito y le pusieron el sello. Con el «sí» en la mano, decidió irse ya al día siguiente, 27 de marzo, al hotel, a pesar de tener unos días de descanso, por miedo, «porque nunca sabes si lo tienes o no». Llamó al hotel para informar de que le habían concedido una habitación del hotel y quería trasladarse al día siguiente. Era viernes, y allí se quedó con alojamiento y desayuno. Al llegar le preguntaron cuántos días se quedaría. «Yo no tengo prisa, mientras dure esto», contestó. Y le dijeron que iban a poner de plazo 14 días.

La segunda quincena

La primera quincena terminó en Jueves Santo, por lo que hasta el lunes siguiente no podría llevar a cabo los trámites para pedir una prórroga. Llamó por teléfono para realizar de nuevo los trámites y le dijeron que tenía que concedérsela un médico. «Me dieron a entender que después de una vez, ya no podía volver a pedirlo», explica García. El médico le dijo que, ya habiendo ocurrido una vez, era «cosa de Gerencia».

Así que fue allí. «Me dijeron que no era allí y les contesté que fue donde me lo habían dado la primera vez», cuenta. «Pues alguien se saltó el protocolo», fue la primera respuesta que recibió. Y añadieron que «ya me habían dado 14 días». «¿En 14 días desaparece el riesgo? Se trata de una pandemia y dan a entender que solo puedo ‘aislarme’ en el hotel 14 días. No tiene sentido», critica. Al final, consiguió que le sellaran el impreso en Gerencia y poder residir en el hotel por otras dos semanas.

No cumple los requisitos

«En ningún momento nadie me pidió ningún justificante sobre por qué estoy pidiendo ir al hotel. ¿Por qué no lo piden? Eso es lo que me mosquea», se queja José García. Ahora, el viernes intentó volver a renovar su estancia. Fue directamente a Gerencia y habló con la secretaria para solicitarlo. «Me dieron las mismas vueltas que la vez anterior», cuenta. «Me mandaban a Prevención de Riesgos y ya le dije que allí no me hacían nada», alega. Más tarde, le llamó la secretaria de nuevo para decirle que tenía que ponerse en contacto de nuevo con Prevención de Riesgos Laborales.

«Expliqué las vueltas que tuve que hacer quince días antes y aun así se mantenía en que no podía hacerlo ahí», critica. Le dijeron que llamara preguntando por una persona concreta y eso hizo. Tras varias vueltas, le dijeron que no cumplía los requisitos. «Ya había estado dos veces en el hotel, ¿los cumplía antes y ahora ya no?», se pregunta José García. «Esto es una pesadilla. Un día dicen una cosa y, luego, otra», concluye enfadado, desde su casa de Mieres, donde ha tenido que volver, tras haberle negado la prórroga durante otra quincena.

Asturias ya sabe las cuatro categorías para la desescalada

La Voz
El consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz.
El consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz.

El desconfinamiento podrá tener grados asimétricos pero criterios compartidos según se fijó en el Consejo Interterritorial de Sanidad

La desescalada, el desconfinamiento de la cuarentena frente a la epidemia de coronavirus podrá tener grados distintos en cada uno de los territorios pero todos ellos deberán guiarse por criterios comunes y compartidos. Los trabajos para fijar esos requisitos comenzaron esta tarde tras la reunión del Consejo Interterritorial de Sanidad que celebraron telemáticamente los responsables autonómicos y el Ministro de Sanidad, Salvador Illa. En la cita también participó la vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera.

El consejero de Salud asturiano, Pablo Fernández Muñiz, señaló que el Ejecutivo central había ofrecido a las comunidades una guía para comenzar los trabajos que deberá organizarse sobre cuatro categorías. «Una es la capacidad del sistema de salud para poder atender adecuadamente a todas las personas, otro es el seguimiento de la epidemia, la vigilancia epidemiológica; otro tiene relación con las contenciones de las posibles fuentes de contagio que puedan surgir y que puedan ser origen probable de un repunte si no se realizan esas contenciones adecuadas; y otra que tiene que ver con las medidas de protección colectiva».

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Trabajadores del HUCA viviendo en un hotel: «No nos renuevan la estancia»