Trabajadores del HUCA viviendo en un hotel: «No nos renuevan la estancia»

la voz REDACCIÓN

ASTURIAS

El HUCA
El HUCA

Una auxiliar y un trabajador de mantenimiento del hospital, que ya estaban residiendo en uno de los hoteles critican la mala gestión de Prevención de Riesgos Laborales

27 abr 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

José García trabaja en mantenimiento del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y vio necesario pedir una plaza en el hotel Exe de Oviedo. García vive en Mieres con su mujer, que pertenece al grupo de riesgo tras ser trasplantada renal, ser inmunodeprimida y padecer diabetes. Por ello, decidieron que lo mejor era intentar conseguir que José García, aun consciente de no estar en la primera línea pero sí poder contagiarse porque trabaja por todo el hospital, solicitara una habitación en el hotel. Ahora, después de 28 días en el hotel, le dicen que no puede solicitarla más porque no entra en el grupo de beneficiarios de este servicio. Cristina Alonso trabaja de auxiliar en el HUCA, y tras su primera quincena, tampoco le renuevan la estancia. «¿Por qué no nos renuevan? La mala gestión es de Prevención de Riesgos Laborales», explica.

El mismo día que José García vio la noticia de que varios hoteles se convertían en servicios esenciales, empezó a preguntar en Prevención de Riesgos Laborales. No fue hasta pasados tres días cuando llamó por teléfono, le preguntaron de qué trabajaba y si andaba por todo el hospital. Le pidieron el nombre, el DNI y algunos datos, para consultarlo. Un rato más tarde le llamaron y le dieron el visto bueno para trasladarse al hotel. «En ningún momento me pidieron que presentase algo que justificara el motivo de la petición», explica. Le dijeron que le entregarían un papel para que llevara a Gerencia.

Ese mismo día fue a recogerlo y lo presentó. La secretaria firmó el escrito y le pusieron el sello. Con el «sí» en la mano, decidió irse ya al día siguiente, 27 de marzo, al hotel, a pesar de tener unos días de descanso, por miedo, «porque nunca sabes si lo tienes o no». Llamó al hotel para informar de que le habían concedido una habitación del hotel y quería trasladarse al día siguiente. Era viernes, y allí se quedó con alojamiento y desayuno. Al llegar le preguntaron cuántos días se quedaría. «Yo no tengo prisa, mientras dure esto», contestó. Y le dijeron que iban a poner de plazo 14 días.