Las diez heridas sin suturar que deja el coronavirus en Asturias

La pandemia ya ha provocado una nueva crisis económica: el paro, el incremento de la pobreza o la caída de la recaudación condenan a la región a un incierto futuro

Huca, Oviedo .Un hombre pasea en las inmediaciones del Hospital Universitario Central de Asturias
Un hombre pasea en las inmediaciones del Hospital Universitario Central de Asturias

oviedo

La pandemia del coronavirus ha sembrado el mundo de incertidumbre y solo ha dejado un puñado de certezas. La más evidente, que ni un solo país estaba preparado para una situación como esta. En cuanto a las dudas, la lista es mucho más amplia. No se sabe si habrá un nuevo rebrote, cuándo será y si este será más virulento que el primero. Tampoco si se conseguirá un tratamiento efectivo y ni tan siquiera se conoce exactamente cómo se contagia la enfermedad. Pero de lo que no hay ninguna duda es de que nada volverá a ser como antes. Ni en las relaciones sociales ni en el plano económico. Esta última recesión ha golpeado un sistema productivo que en el pasado ya había dado síntomas de debilidad. Estas son las 10 heridas que deja la Covid-19 en Asturias:

Un agujero de 289 millones

La pandemia de la COVID-19 ha supuesto ya para el Principado un quebranto en sus cuentas públicas de 289 millones, de los que 129 corresponden al incremento de gasto necesario para afrontar la crisis y 160 a ingresos que la administración autonómica ha dejado de percibir. Estas cifras las ha hecho públicas la consejera de Hacienda, Ana Cárcaba.

La cifra es similar a la que el Gobierno autonómico espera recibir del fondo de compensación del Ejecutivo central. Según las cuentas de Adrián Barbón, presidente del Principado, esa partida ascenderá a 280 millones, 50 más de la propuesta inicial.

12.515 solicitudes de ERTE tramitadas

La Dirección General de Empleo y Formación ha tramitado hasta ahora 12.515 solicitudes de expedientes de regulación temporal de empleo en Asturias que involucran a 52.896 trabajadores, lo que supone el 99,70% del total presentado desde el 11 de marzo. De ellos, 11.309 tienen la consideración de fuerza mayor, con 40.985 personas afectadas, y los 1.206 restantes, debidos a otras causas, llevaron a 11.911 empleados a la suspensión de empleo o a la reducción de jornada.

De esos 52.000 trabajadores, 9.243 se han reincorporado a sus puestos de trabajo tras la finalización de los expedientes temporales de regulación de empleo en los que estaban inmersos. La paulatina recuperación de la actividad económica se está trasladando al mercado laboral y en las últimas semanas 1.715 empresas han comunicado a la Consejería de Industria, Empleo y Promoción Económica la suspensión definitiva, por finalización, desistimiento o renuncia, de los expedientes de regulación.

81.000 parados

Las facilidades concedidas para acogerse a un ERTE han mitigado el incremento del paro, pero aun así, la cifra ha crecido. El último dato conocido, el del mes de junio, evidencia que la situación ha mejorado, pero aun así los efectos del coronavirus en el mercado laboral son devastadores. El Principado tiene ahora 80.990 parados, 8.142 más que el 16 de marzo. Para los que prefieran ver el vaso medio lleno, son 2.870 menos que en el mes de mayo.

Incremento de la pobreza

Si hay un indicador que sirve para testar el impacto del coronavirus en la sociedad es el que mide la pobreza. Según Oxfam Intermón, la crisis generada por la pandemia de la COVID-19 podría aumentar la pobreza en Asturias en unas 14.000 personas, lo que supone un incremento del 9%, el quinto mayor en términos relativos entre las comunidades autónomas.

Un dato da credibilidad a este pronóstico. La atención y acompañamiento de Cáritas durante el confinamiento -marzo y abril- benefició a 4.014 personas de 1.338 hogares asturianos, de los cuales un 26% no había acudido nunca a los equipos parroquiales.

Beneficios empresariales

Las grandes empresas de la región todavía no han presentado los resultados del segundo trimestre, pero todo apunta a que serán demoledores. La caída de la actividad a mínimos durante el confinamiento y la lenta apertura tendrá un efecto importante en sus cuentas.

De momento, hay un indicador que sirve para hacerse una idea del impacto. Tres de las cuatro empresas que cotizan en la bolsa española pierden más del 25% de su valor desde el mes de marzo. Liberbank se deja un 40%; Gam un 32% y ArcelorMittal un 25%. La única que ha ganado valor desde esa fecha es Duro Felguera, que cotiza a 0,47 céntimos por acción, un 34% más. Eso sí, ha perdido más de 13 puntos por participación desde sus máximos anuales.

Turismo y hostelería

El turismo, junto a la hostelería, es el sector más perjudicado por la pandemia. Las duras restricciones para la reapertura y el miedo de los clientes a frecuentar negocios con un contacto social estrecho ha generado grandes pérdidas y un incierto futuro.

Los dos sectores han centrado sus esfuerzos en atraer al turista nacional, conscientes de que este año el tráfico de extranjeros será menor. Durante el confinamiento, los ingresos de las empresas de los dos sectores fueron nulos. Muchos negocios se han quedado por el camino. La estimación de la patronal es que cerca del 15% de establecimientos de restauración bajen la persiana.

Industria

El problema viene de lejos, pero el coronavirus ha frenado las posibles soluciones y el futuro es delicado. El estatuto de las electrointensivas sigue sin cerrarse, el definitivo fin del carbón con el cierre de las térmicas, la crisis del sector del automóvil y la incertidumbre internacional motivada por la guerra comercial y los aranceles suponen un cóctel que ya tiene consecuencias. Vauste en concurso de acreedores, las dudas generadas por la venta de Alcoa o el ERTE en ArcelorMittal son algunos ejemplos de que la situación es compleja.

Concurso acreedores

Asturias registró entre enero y junio 37 concursos empresariales, un 48% más que en el mismo periodo del año anterior, según un informe de la consultora de información financiera D&B. El Principado registró solo en junio cuatro concursos, los mismos que en el mismo mes de 2019.

Además, la comunidad contabilizó 186 disoluciones en los seis primeros meses del año frente a las 226 respecto al mismo periodo del pasado ejercicio, lo que significa un descenso de un 17,7 por ciento. En el mes de junio, esta bajada se situó en un 38,4%, al registrarse 16 disoluciones.

Tráfico portuario

El tráfico portuario -graneles y mercancías- cayó entre enero y mayo un 9,2% en Gijón, hasta 7 millones de toneladas, mientras que en Avilés lo hizo en un 19,3%, hasta 1,8 millones de toneladas, según los últimos datos publicados por Puertos del Estado.

Solo en mayo, el tráfico se desplomó en Gijón un 57,2%, hasta 764.903 toneladas, mientras que en Avilés bajó un 24,2%, hasta 320.912 toneladas.

Construcción

La queja es de Joel García, presidente de CAC-Asprocon. Según el líder de la patronal a la escasez de obra pública se suma también la lentitud, e incluso también escasez, de actividad en la tramitación administrativa de licencias de obras.

Las empresas del sector emplean a 26.000 personas (unos 10.000 con convenio del sector, casi 8.000 de convenios vinculados a la construcción y otros 8.700 autónomos). Ninguna de las 1.700 compañías del sector en Asturias tiene ERTEs en activo, pero García reclama cambios para que se pueda mantener la situación.

Comentarios

Las diez heridas sin suturar que deja el coronavirus en Asturias