El verano turístico sale a flote con asturianos y madrileños

Susana D. Machargo

ASTURIAS

Un grupo de turistas visita Cudillero, bajo una intensa lluvia
Un grupo de turistas visita Cudillero, bajo una intensa lluvia Alberto Morante

El Principado consigue captar más viajeros que en años precoronavirus flojos, como el del 2016. Un centenar de hoteles permanece cerrado tras el estado de alarma

25 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Las cifras han servido para ratificar el sentir general. Asturias está consiguiendo mantener a flote a su sector turístico en el verano del coronavirus, al menos, pudo mantenerlo a flote en el mes de julio. Consiguió la mayor ocupación porcentual de las plazas hoteleras de España, junto con Cantabria, y logró captar más viajeros que en flojas campañas precoronavirus, como fue la del año 2016. Y eso solo con el mercado nacional y con una cifra de clientes internacionales casi testimonial. La clave ha sido generar confianza en Madrid y conseguir que los asturianos hicieran patria y pasaran sus vacaciones en casa. Así ha quedado reflejado en el último informa del Instituto Nacional de Estadística (INE), que no es complicado de desgranar.

Si se miran los grandes números, se puede observar que, en el mes de julio, los hoteles asturianos recibieron 178.816 clientes, la inmensa mayoría (167.291) españoles. El dato global es el peor de los últimos cuatro años pero mejor que el del 2016, cuando solo pudieron alojar a 163.765 y eso que ese año no había ninguna restricción en fronteras y llegaron tres veces más clientes de otros países. Esto permite alumbrar la primera de las claves del éxito: el interés despertado dentro del mercado nacional. Muchos expertos consideran que el hecho de haber pasado semanas sin ni un solo caso positivo en COVID-19 ha generado la idea de región segura en plena inestabilidad sanitaria. Así, si solo se mirasen los clientes nacionales, esta temporada alta estaría en el top siete de los mejores veranos desde que en 1999 se comenzaron a recopilarse las actuales estadísticas. Si en lugar de mirar a los turistas se analizan las pernoctaciones, nombre con el que se conoce el total de noches contratadas, el resultado es casi idéntico.

Algunas claves

Pero el mercado nacional no es toda España. Hay algunos territorios que son, nuevamente, claves, para entender que el Principado, de manera inusitada, lidere el grado de ocupación en todo el país, desbancando a cualquier territorio vacacional, y codo con codo con Cantabria. El principal sigue siendo Madrid. Los madrileños no le han vuelto la espalda a Asturias. Uno de cada cuatro alojados en hoteles en julio, procedía de esa comunidad autónoma. Además, los asturianos se están quedando en casa. Casi el 18% de las reservas eran de turismo interior. Castilla y León ocupó el tercer lugar con el 14,10% y el cuarto fue para otro tradicional, el País Vasco, pero con un porcentaje ligeramente inferior, que apenas llegó al 8,83%.