Asturias afronta «una marea alta de circulación continua del virus» por «varios meses»

E. G. B. REDACCION

ASTURIAS

El director general de Salud Pública del Principado, Rafael Cofiño, trabajando en su despacho, con mascarilla
El director general de Salud Pública del Principado, Rafael Cofiño, trabajando en su despacho, con mascarilla

El director de Salud Pública anuncia que se intensificarán algunas medidas en los próximos días ante la preocupante situación epidemiológica

11 oct 2020 . Actualizado a las 19:04 h.

Asturias afronta «una marea alta de circulación continua del virus» que podía durar «varios meses». Así ha descrito esta mañana el director general de Salud Pública, Rafael Cofiño, la preocupante progresión de la incidencia de la Covid-19, tras darse a conocer los últimos (y de momento provisionales) datos registrados en las últimas 24 horas, con 240 nuevos casos de coronavirus y una tasa de positividad por encima de lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que refleja una situación bajo control. «La única manera de lograr niveles aceptables de circulación del virus es tratar de poner diques de contención y cortafuegos para evitar esa transmisión y esa progresión», ha indicado Cofiño, que ha explicado que esta progresión de la incidencia se viene registrando desde el pasado 1 de octubre.

Hasta entonces y desde el pasado 17 de septiembre, la evolución epidemiológica se había estabilizado, pero a partir de octubre se viene registrando ese incremento que se ha agravado en los últimos días tras los brotes detectados en residencias de mayores y ante el aumento de casos a nivel comunitario, que explican la decisión de declarar alertas naranjas en ocho concejos asturianos. 

Cofiño ha recordado que las alertas naranjas llevan implícito el cumplimiento estricto de las medidas de protección que, de ser así por parte de toda la ciudadanía, supondrían evitar más del 90% de los casos positivos por coronavirus. «Por ello, posiblemente en los próximos días se intensificarán algunas medidas teniendo en cuenta la situación epidemiológica en la que nos encontramos», ha dicho, considerando que un elemento clave en esta «marea alta de circulación continua del virus» es tener claro el papel fundamental «que todos tenemos como dique de contención y nuestra responsabilidad individual y colectiva para frenar la transmisión del virus».