¿Es legal emplear a la policía para vigilar a los contagiados en cuarentena o aislamiento?

Luis Fernández
Luis Fernández REDACCIÓN

ASTURIAS

Vista de un control de la Policía Nacional a la entrada de Oviedo
Vista de un control de la Policía Nacional a la entrada de Oviedo jl cereijido

El comité de expertos propone al Principado la aprobación de una norma autonómica para garantizar que los afectados por coronavirus cumplan las restricciones

04 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El comité asesor de la covid-19 ha propuesto al Principado 40 medidas para reducir el impacto de la pandemia en Asturias. Las recomendaciones abarcan elementos muy dispares, como las condiciones en las que debería reabrir la hostelería (cuando la situación epidemiológica lo permita), las nuevas estrategias para mejorar los rastreos o la forma en la que deberían producirse los encuentros familiares. Pero una de las propuestas de los expertos puede generar polémica. Proponen la aprobación de una norma autonómica para que Salud facilite datos a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado para que vigilen a las personas en cuarentena o aislamiento por coronavirus. El debate está sobre la mesa. ¿Es legal esta práctica?

Miguel Presno Linera, Catedrático de Derecho Constitucional por la Universidad de Oviedo y uno de los miembros del comité de expertos que asesora al Principado, explica su punto de vista. Respecto a la propuesta de norma autonómica que realiza el comité, recuerda que es algo que ya se ha hecho en comunidades como Aragón, Comunidad de Madrid o Castilla La Mancha. En el caso de Asturias, los expertos proponen «aprobar una norma autonómica, como ya se ha hecho en otras comunidades, que permita comunicar a los cuerpos y fuerzas de seguridad los datos de las personas que deben realizar aislamiento o cuarentena domiciliaria con el fin de garantizar su seguimiento y, en su caso, cumplimiento».

El debate surge sobre si debe prevalecer el derecho a la protección de datos o el de Salud Pública. En primer lugar, Presno Linera recuerda que las personas contagiadas de SARS-CoV-2 o sospechosas de estarlo pueden verse obligadas a un aislamiento, las primeras, o a una cuarentena, las segundas, conforme a la actual normativa de salud pública que prevé la adopción de las «medidas oportunas para el control de los enfermos, de las personas que estén o hayan estado en contacto con los mismos y del medio ambiente inmediato, así como las que se consideren necesarias en caso de riesgo de carácter transmisible».