Los exámenes en la Universidad seguirán siendo presenciales al considerarlos el rector «esenciales e inaplazables»

Luis Fernández
Luis Fernández REDACCIÓN

ASTURIAS

Santiago García, rector de la Universidad de Oviedo
Santiago García, rector de la Universidad de Oviedo

La resolución aprobada por Salud suspende la actividad presencial de la enseñanza universitaria, incluida la realización de exámenes, «excepto que, por la naturaleza de la actividad, la misma únicamente pueda desarrollarse de forma presencial»

12 ene 2021 . Actualizado a las 11:53 h.

La Universidad de Oviedo seguirá realizando exámenes presenciales este semestre. En la nueva batería de restricciones aprobada por el Principado, Salud suspendía la actividad universitaria, incluidas estas pruebas, «excepto que, por la naturaleza de la actividad, la misma únicamente pueda desarrollarse de forma presencial». El rectorado acaba de pronunciarse sobre esta medida y ha señalado que mantiene el plan inicial de realizar los exámenes presenciales al considerarlos «esenciales e inaplazables».

La nueva disposición de Salud señala textualmente que «durante el plazo de eficacia de la presente resolución se suspende la actividad presencial de la enseñanza universitaria, incluida la realización de exámenes, excepto que, por la naturaleza de la actividad, la misma únicamente pueda desarrollarse de forma presencial, así como aquellos servicios que tengan la consideración de esenciales». Es decir, suspende la actividad con carácter general pero abre la posibilidad de excepciones.

Desde el Rectorado defienden que la programación de las pruebas de evaluación ordinaria del primer semestre de la Universidad de Oviedo, con su calendario, horarios y formato, «fue aprobada en los centros y enviada la información al estudiantado con antelación suficiente durante el mes de diciembre». Añaden que «esta programación se está desarrollando desde el día 18 de diciembre y que este calendario de exámenes no admite una modificación sencilla, ya que ésta requiere de la participación de todos los agentes implicados». Por tanto explican que «no es posible aplazar este calendario, ni modificar su formato, sin causar graves perjuicios a profesorado y estudiantado; consiguientemente, es una actividad inaplazable y de muy difícil modificación».