Salud responsabiliza a la Universidad de la celebración de exámenes presenciales

Luis Fernández
Luis Fernández REDACCIÓN

ASTURIAS

Así estaba preparado el examen de diferentes cursos de magisterio. Algunos alumnos aseguran que no había distancia de seguridad suficiente entre las sillas
Así estaba preparado el examen de diferentes cursos de magisterio. Algunos alumnos aseguran que no había distancia de seguridad suficiente entre las sillas

La consejería suspende la actividad en la universidad, incluidos los exámenes, aunque abre la puerta a excepciones en determinados casos. La institución considera que la celebración de las pruebas es «esencial e inaplazable»

12 ene 2021 . Actualizado a las 17:54 h.

Salud responsabiliza a la Universidad de Oviedo de la celebración de exámenes presenciales. La institución académica seguirá realizando las pruebas en esta modalidad a pesar de la última resolución aprobada por la Consejería de Salud en la que suspende la actividad universitaria con carácter general, incluidos los exámenes, aunque deja la puerta abierta a excepciones en los casos en los que la actividad «únicamente pueda desarrollarse de forma presencial». El Rectorado considera que la celebración de estas pruebas es «esencial e inaplazable» y, por ello, mantiene el plan inicial. 

La consejería ha recordado que la Universidad, «al igual que otro ciudadano o institución, debe de seguir la normativa vigente». En todo caso, ha detallado que «la responsabilidad última es de la Universidad a quien le corresponde determinar qué considera imprescindible realizar de modo presencial». La institución académica ya ha aclarado que seguirá haciendo exámenes presenciales.

Tras la publicación de la resolución, el Rectorado ha defendido que la programación de las pruebas de evaluación ordinaria del primer semestre de la Universidad de Oviedo «fue aprobada en los centros y enviada la información al estudiantado con antelación suficiente durante el mes de diciembre». Ademas, ha explicado que el calendario de exámenes «no admite una modificación sencilla, ya que esta requiere de la participación de todos los agentes implicados», por lo que ha aclarado que «no es posible aplazar este calendario, ni modificar su formato, sin causar graves perjuicios a profesorado y estudiantado; consiguientemente, es una actividad inaplazable y de muy difícil modificación».