Asturias confía en haber alcanzado el pico de una tercera ola en la que el 40% de los contagios ya son de la cepa británica

Luis Fernández
Luis Fernández REDACCIÓN

ASTURIAS

El centro de Oviedo
El centro de Oviedo jl cereijido

Barbón advierte de un mes de febrero «crítico» por la presión en los hospitales

05 feb 2021 . Actualizado a las 13:35 h.

Asturias confía en haber alcanzado el pico de contagios de la tercera ola. La incidencia acumulada a siete días lleva días bajando y el Principado espera que los datos de los próximos días confirmen que se ha conseguido doblegar la curva. Pero a pesar de ello, el presidente autonómico, Adrián Barbón, no quiere ningún tipo de relajación y, por ello, las restricciones seguirán en vigor. El líder del Ejecutivo ha alertado de que febrero será un mes «crítico», especialmente por la presión hospitalaria, y ha reconocido que la cepa británica ya supone el 40% de los contagios. La previsión es que en marzo sea la cepa dominante. Tal y como adelantó en una entrevista a LA VOZ DE ASTURIAS, no habrá Semana Santa.

Barbón ha sido contundente. A pesar de la mejoría de los datos en las últimas fechas, «febrero será un mes crítico». La incidencia a siete días por cada 100.000 habitantes lleva días mejorando, pero ahora esto tiene que empezar a reflejarse en la de 14 días. Para ello, las próximas jornadas serán claves. «Tenemos que ser prudentes porque en ocasiones anteriores también vimos esta mejora y luego vino otro repunte», ha afirmado el presidente, quien ha reconocido que «parece que estos niveles están próximos al pico» de la tercera ola de la pandemia.

Aunque se ahaya alcanzado ese pico, ha alertado de que «luego llegará el pico de hospitalización, una semana después el pico en las UCI y una después el pico de fallecidos». «En resumen, nos queda un febrero que puede ser dramático y tenemos que conseguir evitar el colapso sanitario», ha apostillado.