Asturias diseña un sistema para detectar en una hora el origen de las distintas cepas

La Voz REDACCIÓN

ASTURIAS

Técnicos sanitarios del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), trabajan en el interior de la cabina de seguridad del laboratorio de virología de este centro de referencia del Principado
Técnicos sanitarios del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), trabajan en el interior de la cabina de seguridad del laboratorio de virología de este centro de referencia del Principado J.L. Cereijido

El modelo, pionero en España, permite conocer en «tiempo récord» la evolución del virus y dónde están los focos de infección

06 feb 2021 . Actualizado a las 13:44 h.

Existen numerosas variantes del coronavirus, pero hay tres que preocupan especialmente a los científicos en estos momentos: la británica, la sudafricana y la brasileña. La presencia de estas distintas cepas ha obligado a la ciencia a buscar nuevas fórmulas para intentar atajar la evolución y expansión de esta enfermedad, ya que las mutaciones son más contagiosas. En Asturias, el laboratorio de Virología del Hospital Universitario Central ha desarrollado un sistema que permite distinguir el origen de la variante en un plazo máximo de una hora.

El responsable del departamento, Santiago Melón, en declaraciones a la Cadena Ser, ha explicado que «vimos que para estudiar a fondo cualquier virus, lo interesante es hacer secuenciaciones y conocer su estructura y composición» y, por tanto, «nos fijamos que estas tres variantes concretas -británica, sudafricana y brasileña- tenían una posición común que variaba con respecto a la cepa que estaba circulando: la posición 501 de la espiga de la proteína que se une al receptor».

De esta manera, a partir de ese punto, el equipo diseñó un sistema de PCR que discriminaba la variante que tenía la mutación 501 de la cepa habitual. «En una hora podríamos decir si realmente estamos ante una variante u otra. Existen otros sistemas indirectos para determinar estas variantes, en concreto la británica, pero esto es una forma directa de detectarlas», reconoce el experto.