Inquietud entre militantes socialistas por la falta de avances en la oficialidad

ASTURIAS

F. Sotomonte

Grupos y colectivos urgen a retomar el diálogo en enero y advierten de la polarización de las campañas de Vox

12 dic 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los sectores y militantes que con mayor fuerza apostaron por el respaldo a la oficialidad del asturiano dentro del partido socialista, y que llevaron con éxito sus tesis al anterior congreso de la FSA, se encuentra inquietos ante la aparente, según algunos, pero cierta según otros, parálisis en el proceso de negociación para emprender la reforma del Estatuto de Autonomía que deba ampliar el reconocimiento y protección del asturiano. Hay «malestar», y también preocupación por «generar frustración» si no se dan pasos claros aunque descartaron que traten de formar una corriente interna para presionar en este sentido.

«Hay descontento por lo lento que va esto y parece que es así porque, salvo que haya una negociación súper secreta, lo que se ve ye lo que hay»; en último clavo de optimismo al que agarrarse algunos esperan que las demoras puedan explicarse por la espera a que concluya el actual congreso de la FSA, que ratificará el liderazgo de Adrián Barbón sin rivales y que termina el próximo 19 de diciembre.

En el pleno del debate sobre el estado de la región se marcó un hito crucial cuando el portavoz de Foro, Adrián Pumares, se abrió a respaldar la reforma lo que daría la cifra necesaria de 27 escaños para su aprobación. Pero también planteó todo un abanico de reformas paralelas, algunas en materia fiscal y que son de ámbito presupuestario, además de la exigencia de que la futura Ley de Uso (que será la que despliegue el desarrollo de la oficialidad en cuestiones como la educación o función pública) requiera también una mayoría reforzada de tres quintos de la cámara. PSOE e IU accedieron a esta petición (aunque recalcando que es singular porque en ningún otro territorio se pide una mayoría tan alta para normas similares) y Podemos, quinto partido en liza, la acogió con precaución aunque se abrió a aceptarla tras un informe del catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Oviedo Miguel Presno Linera.