El descuento vuelve a condenar al Real Oviedo

ALFONSO SUÁREZ OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Gol Ibra Nastic Real Oviedo Nou Estadi.Los futbolistas azules celebran el gol de Ibra
Los futbolistas azules celebran el gol de Ibra LFP

Un nuevo fallo a balón parado castiga a los azules cuando jugaban con uno menos

28 oct 2018 . Actualizado a las 20:06 h.

Como ocurrió en el Wanda Metropolitano, el Real Oviedo vio esfumarse un punto en el descuento del encuentro. Raúl Albentosa fue el autor del gol en el minuto 93 que condenaba a los azules frente al Nástic (2-1). Una derrota dolorosa en un partido que tuvo fases y dominio cambiantes y en el que los de la capital del Principado terminaron cayendo por culpa de errores propios en defensa.

Juan Antonio Anquela mantuvo al mismo equipo que inició frente a Osasuna. Los buenos resultados y sensaciones de la defensa de tres centrales se comienzan a imponer sobre otras alternativas. Pese a los buenos minutos de Ibrahima Baldé ante Osasuna, el senegalés esperaría una nueva oportunidad desde el banquillo.

Se trata de un dibujo que parece sentar bien a los asturianos y que solo tiene como hándicap la soledad de Joselu frente a los centrales rivales. Aunque no siempre es un problema para el onubense, que dispuso de una ocasión clarísima en el segundo minuto de partido. Sergio Tejera filtró un gran pase a la espalda de los centrales. A esa zona llegó completamente solo el delantero del Real Oviedo, que controló con el pecho y efectuó un remate de chilena que se fue alto.

El arranque del encuentro tuvo a los azules como dominadores. A la clara ocasión de Joselu había que añadir otra de Tejera tras un disparo desde la frontal que creó muchos problemas a Isaac Becerra.

El Nàstic encuentra el gol

El dominio y las ocasiones eran azules, pero el que encontró el 1-0 fue en Nàstic de Enrique Martín Monreal. Una jugada por banda izquierda y una serie de fallos en cadena de la defensa azul lo propiciaron. Centro desde la banda izquierda que Christian solo consiguió peinar para evitar el remate de Manu Barreiro. El esférico llegó al segundo palo, donde Mossa había perdido la marca de Luis Suárez. El colombiano, con espacio, recortó al zurdo, Ramón Folch no llegó a tapar el tiro y el atacante local batió a Alfonso Herrero con un disparo que se coló entre las piernas.

El gol, injusto por lo visto sobre el terreno de juego, sentó muy mal a los de la capital del Principado, que desaparecieron sobre el césped, permitiendo crecer al Nástic, que se hizo con el balón y el dominio del juego. Pudo ser peor si el colegiado no hubiera anulado un gol a Manu Barreiro por fuera de juego dudoso. De nuevo, el Real Oviedo mostraba un mal comportamiento a balón parado.

No reaccionaron los de Anquela en lo que restaba de primera parte. Tras el tanto local, los últimos 25 minutos de partido fueron un quiero y no puedo. Se había perdido la identidad y la personalidad mostrada en el arranque. El mazazo que supuso el 1-0 fue demasiado para los azules, que se deberían recomponer tras el paso por los vestuarios.

El palo salva al Real Oviedo. Anquela revoluciona al equipo

El arranque de la segunda mitad no trajo nada positivo para el Real Oviedo. El equipo se mantuvo sin intensidad e incapaz de ganar duelos ni contener los ataques locales. Luis Suárez condujo el balón en zona de tres cuartos, desde la izquierda. Encontró a Manu Barreiro en la frontal, que devolvió la pared y dejó solo a su compañero delante de Herrero. El disparo del colombiano se estrelló en el palo, paseándose por la línea hasta que el cancerbero azul lo atrapó.