La Pizarra: Guión inamovible

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Anquela durante el Real Oviedo-Málaga
Anquela durante el Real Oviedo-Málaga Real Oviedo

Analizamos en cinco claves el empate entre el Real Oviedo y el Málaga

24 dic 2018 . Actualizado a las 10:48 h.

No sería exagerado decir que el Málaga fue el equipo que menos peligro ha generado en el Carlos Tartiere en lo que va de temporada. Teniendo en cuenta que el Real Oviedo estaba mermado como nunca por las bajas, en otro momento este sería un buen punto para los de Anquela. Pero no. El actual contexto azul no entiende de merecimientos o méritos, solo de puntos. El equipo sigue teniendo lagunas importantes en el juego, pero sería injusto decir que merece irse de vacaciones más cerca del descenso que del playoff. 

Quien no arriesga no gana

Real Oviedo y Málaga plantearon el mismo partido. Los primeros por obligación, ya que es muy difícil no cambiar cuando dos de tus tres generadores ofensivos (Saúl Berjón y Mossa) no están sobre el campo. Los segundos por valorar más el punto con el que se empieza que el riesgo que conlleva jugar para ganar dos más, algo habitual en los equipos de Muñiz.

Ninguno de los dos equipos conseguían instalarse en campo rival y ganar el balón dividido era la obsesión de ambos conjuntos. A menos metros menos espacios, y cuando hay pocos espacios todo se complica. Los 20 jugadores de campo se disputaron el pan en el mismo sector del campo, un sector que casi nunca estaba próximo a una de las dos áreas.