Demasiado castigo en contra

El Real Oviedo, que fue de menos a más, cae en los últimos minutos frente al Deportivo


Oviedo

Una derrota en los minutos finales. Ese ha sido el debut del Real Oviedo (3-2) en la competición liguera. Los asturianos fueron de menos a más en el encuentro y consiguieron igualar el partido tras haberse rehecho de una desventaja de dos goles. Cuando ya se llegaba al descuento, un fallo de Carlos Hernández permitió a Christian Santos anotar el tercer y definitivo gol que condenaba a los azules.

Derrota dura para los de la capital del Principado, inmerecida visto lo visto, que parecía que se habían sobrepuesto a una mala primera mitad y al hecho de no poder contar con varios de sus hombres por culpa del límite salarial. 

Primer once sin grandes sorpresas por parte del técnico argentino, más allá de las ausencias obligatorias tras no haber podido inscribir a todos sus fichajes. Egea no innovó demasiado en su once tras lo mostrado durante la semana. Al final, Diegui Johannesson se hizo con el puesto de lateral derecho, pese a tener la puerta abierta para salir del club, y Carlos Hernández sustituyó a Javi Fernández. El resto, los mismos que jugaron frente al Alavés en el último amistoso de pretemporada.

Equipo inocente arriba y abajo

El inicio del encuentro mostró a un Real Oviedo totalmente inofensivo y sin influencia en ninguna de las áreas. Nada más comenzar, la zaga asturiana ya tuvo que desarbolar un ataque local comandado por Gaku. Poco después, Mamadou Koné le ganaba la partida a Carlos Hernández y remataba alto tras recibir un agarrón del defensa andaluz dentro del área.

Fue el preludio al primer gol deportivista. Borja Valle recibe en banda izquierda, avanza hasta las inmediaciones del área sin que nadie le moleste y dispara totalmente solo. Alfonso Herrero, incapaz de despejar acertadamente el disparo, dejó el esférico a placer para que Koné se adelantara a Christian Fernández y anotara el primer tanto de la tarde. El suspense lo puso el VAR, que terminó corrigiendo la decisión del linier de anular la acción por fuera de juego.

Trataron de responder los de Egea con un disparo de Mossa que se fue fuera, muy cerca del palo, a la salida de un córner. Poco bagaje para media hora de juego en la que los de la capital del Principado apenas inquietaba a la zaga gallega.

Una tónica que se repitió durante toda la primera parte. A medida que pasaban los minutos, los azules se desdibujaban sobre el césped de Riazor. Sin orden, control ni tampoco capacidad para llegar al área rival. El descanso llegó con un 1-0 que se convertía en la mejor noticia en lo que iba de tarde.

Reacción en la reanudación

El paso por los vestuarios activó a los visitantes. El Real Oviedo disfrutó de una ocasión clarísima de gol cuando no habían transcurrido cuatro minutos tras la reanudación. Saúl Berjón se fue por primera vez de su par y pisó el área con ventaja. El ovetense cedió para la llegada de Ortuño, que remató muy centrado cuando se encontraba totalmente solo.

Fue un espejismo. Instantes después, Aketxe ganaba la espalda a los tres mediocentros del Real Oviedo y anotaba el 2-0 con un disparo colocado desde fuera del área. Uno de los mejores lanzadores de toda la categoría, sino el mejor, disparando completamente solo desde la frontal.

Obeng reactiva al Real Oviedo

Sergio Egea trató de dar energía al ataque azul con la entrada de Samuel Obeng en lugar de Edu Cortina. El argentino cambiaba a un 4-4-2 tras el fiasco de los tres centrocampistas en la primera hora de juego.

Los azules necesitaban una acción afortunada para volver a meterse en el partido. Esa llegó en el minuto 69, cuando Somma desviaba una falta de Saúl Berjón y batía a su portero. Era el 2-1 y, de repente, los asturianos volvían a tener oportunidad de conseguir algo positivo.

A punto estuvo el propio Berjón de igualar el marcador, pero su derechazo desde fuera del área se encontró con el larguero, cuando el cancerbero deportivista ya estaba totalmente batido.

El segundo punta ofreció más opciones ofensivas a los asturianos, que veían cerca el empate. En otra buena jugada del capitán azul, Berjón encontró a Sangalli en banda derecha. El vasco levantó la mirada y lanzó un envío preciso para que Obeng igualara el partido con un buen cabezazo. Los de Egea habían empatado en menos de diez minutos.

La remontada pudo ser total si Sangalli hubiera estado más preciso en una jugada ensayada que botó Berjón y que el extremo oviedista remató con una volea que se fue rozando el palo de Dani Giménez.

Con el Real Oviedo como total dominador del partido, un balón largo desde la defensa permitió a Christian Santos controlar en la frontal, deshacerse con facilidad de Carlos Hernández y batir a Alfonso Herrero para poner el 3-2. Un gol que castigaba demasiado a los asturianos, que habían merecido conseguir algo positivo en Riazor tras una notable segunda mitad.

Deportivo de La Coruña: Dani Giménez; Bóveda, Lampropoulos, Somma, Caballo; Bergantiños, Gaku; Aketxe (Peru, min 91), Borja Valle (Longo, min 79), Borja Galán; Koné (Christian Santos, min 85).

Real Oviedo: Alfonso Herrero; Johannesson, Carlos Hernández, Christian Fernández, Mossa; Edu Cortina (Obeng, min 67), Lolo González, Sergio Tejera (Ibra, min 91); Marco Sangalli, Saúl Berjón, Ortuño (Riki, min 86).

Goles: 1-0 Koné (min 18). 2-0 Aketxe (min 57). 2-1 Somma p.p. (min 69). 2-2 Obeng (min 77). 3-2 Christian Santos (min 89).

Tarjetas: Daniel Ocón Arráiz amonestó a los visitantes Carlos Hernández (min 38), Mossa (min 60), Tejera (min 70),  

Incidencias: Estadio Abanca - Riazor, 20.474 espectadores.

Comentarios

Demasiado castigo en contra