Ganar

Sobre la victoria clave del Real Oviedo en Tenerife y lo que puede suponer para el futuro más cercano

Charla de Rozada durante un entrenamiento en el Carlos Tartiere
Charla de Rozada durante un entrenamiento en el Carlos Tartiere

Oviedo

Es innegable que, en cualquier deporte, lo que pasa en el campo de juego y el aspecto anímico son inseparables. Si lo primero no funciona, repercute en lo segundo. Y cuando ese problema de confianza crece, más difícil es llevar a cabo cualquier retoque táctico. En esas estaba el Real Oviedo.

Tras dos semanas de entrenamientos con Javi Rozada al frente, la mejoría era innegable. El Oviedo, que hasta entonces era un equipo perdido que no sabía qué hacer sobre el campo, encontró una pequeña senda por la que iniciar el camino. Pero la victoria no llegaba. Pasaban las jornadas y los fantasmas del pasado se le aparecían una y otra vez a los carbayones. Solo así se explican los fallos grotescos que impidieron a los azules sacar puntos.

Si tres, cuatro o cinco futbolistas de un bagaje importante en la categoría actúan como si fuesen cadetes, lo raro es esto último, no el rendimiento ofrecido durante la mayor parte de su carrera. Lo que estaba pasando en el Real Oviedo no era normal y solo se explica por la ansiedad que supone el no conseguir victorias. 

Los futbolistas son personas, no robots. Separar la táctica de lo emocional y pensar que en la élite no pueden pasar ciertas cosas es engañarse a uno mismo. Está claro que el trabajo realizado cada semana es la parte fundamental de la preparación de un equipo, pero si este no se ve recompensado, y más en situaciones límite como la que estaba atravesando el Real Oviedo, de poco sirve.

Por eso había que ganar. Seguramente daba igual el cómo, porque no parece una locura pensar que el Oviedo jugó mejor ante el Zaragoza que en Tenerife, pero había que hacerlo. Solo hay que ver la reacción de los futbolistas sobre el césped del Heliodoro Rodríguez López.

«Cuando se den dos o tres resultados buenos ya se irá viendo más de nuestra idea y lo que queremos para el equipo. Pero ahora hay que adaptarse». Decía el técnico ovetense en la previa del duelo ante el Tenerife. Ahora sí, casi 20 días después de la destitución de Sergio Egea, comienza la etapa de Javi Rozada al frente del primer equipo carbayón. 

Comentarios

Ganar