Rozada solo piensa en el Albacete

El Real Oviedo, ajeno al ruido extradeportivo, completó el primer entrenamiento de la semana

Javi Rozada golpea al balón en un entrenamiento
Javi Rozada golpea al balón en un entrenamiento

Oviedo

Salida de Joaquín del Olmo, visita de Federico González, reunión con el Consejo, declaraciones de Menéndez Vallina... Al margen de todo esto, más relacionado con los despachos que con el césped, el primer equipo del Real Oviedo volvió esta mañana al trabajo y ya prepara el encuentro del domingo ante el Albacete (Carlos Belmonte, 18:00 horas).

Salvo con Alejandro Arribas, que sigue con su proceso de recuperación, y Yoel Bárcenas, convocado con Panamá, Javi Rozada pudo contar con el resto de la primera plantilla, incluidos los jugadores del Vetusta Viti, Riki y Obeng. Tras el calentamiento y unos ejercicios de activación, dirigidos por Alberto Martínez, la acción pasó al campo nº4 y Rozada y Benavides tomaron el mando.

La tarea comenzó con una posesión con cuatro porterías pequeñas, en la que se enfrentaban dos equipos y otro actuaba de comodín. Buscar la amplitud con balón, las vigilancias defensivas y cerrar espacios por dentro cuando se perdía era el principal objetivo del ejercicio. «Acabamos de verlo en el vídeo», gritaba Benavides a sus jugadores en referencia al trabajo de análisis del Albacete.

Como ya pasó en la primera semana con el técnico ovetense al mando, la defensa posicional fue el aspecto más trabajado de la sesión. Rozada buscaba que uno de los equipos defendiese el juego aéreo primero y luego la segunda jugada. Como ya es habitual, dependiendo de la orden del cuerpo técnico, el balón llegaba de un lado u otro y se defendía con cuatro, seis o más jugadores.

Las vigilancias del lateral en cada salto de los centrales, el cerrar espacios por dentro y las ayudas continuas fueron las premisas básicas del ejercicio. «Importante la vigilancia, el domingo es la clave», decía Rozada a sus futbolistas. Uno de los equipos era el formado por Nieto, Carlos, Bolaño, Lucas; Omar, Jimmy, Cortina, Borja; Joselu e Ibra, mientras que en el otro estaban Diegui, Javi, Lolo, Mossa; Sangalli, Tejera, Riki, Saúl; Obeng y Ortuño.

Mañana jueves, el Real Oviedo volverá al trabajo en El Requexón, esta vez a puerta cerrada. El viernes será el último entrenamiento en la ciudad deportiva azul, ya que el sábado viajarán en autobús a Albacete, entrenarán allí por la tarde y jugarán el domingo a partir de las 18:00 horas.

Comentarios

Rozada solo piensa en el Albacete