De vuelta a las profundidades

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Christian, Champagne y Bárcenas, después del 1-0 de la UD Las Palmas
Christian, Champagne y Bárcenas, después del 1-0 de la UD Las Palmas LFP

Sobre la derrota del Real Oviedo en Las Palmas y el rumbo, institucional y deportivo, del club carbayón

26 nov 2019 . Actualizado a las 09:55 h.

En el fondo esto es lo normal, ¿no? Los motivos para pensar en un posible descenso al infierno son tan numerosos y evidentes que no debería sorprender lo que sucedió ayer en el Estadio de Gran Canaria. Una estructura deportiva inexistente, un vacío de poder "resuelto" por figuras hasta ahora invisibles y un máximo accionista que da por hecho objetivos que comienzan a ser inalcanzables.

Que, tras todos los hechos citados, el primer equipo del Real Oviedo sume en Las Palmas su octava derrota del curso, encadene cinco encuentros sin ganar y muestre una imagen difícilmente compatible con la Segunda División es lo más cercano a la coherencia que se ha visto últimamente en el mundo del fútbol. 

Centrándonos solamente en el balón, el Real Oviedo mejoró con la llegada de Javi Rozada allá por mediados de septiembre. Y eso es innegable. Tras dos meses perdidos, uno de competición y otro, seguramente el más importante, de trabajo diario, el equipo carbayón volvió a ser eso, un equipo.