Las notas: A lomos de Juanjo Nieto

El Real Oviedo, que empezó muy bien y se fue complicando la vida, consigue una agónica victoria ante el Rayo Vallecano y coge aire

Alineación del Real Oviedo ante el Rayo Vallecano
Alineación del Real Oviedo ante el Rayo Vallecano

Oviedo

El mejor

Nieto: 9. Lleva siendo varias semanas el mejor futbolista del Real Oviedo, pero hoy su actuación sí se reflejó en el marcador. Un gol en la primera jugada del encuentro y se inventó la jugada del penalti que dio la victoria a los azules. Aunque en defensa se despistó en un par de ocasiones, no sufrió demasiado. El lateral, desde el costado derecho, es la gran arma ofensiva de este equipo. Casi nada.

El once

Champagne: 5. Partido irregular del portero carbayón. No pudo hacer mucho en el tanto de Embarba y, al margen de dicha jugada, el Rayo no le probó más sobre la línea de gol. Impreciso con el pie, tuvo problemas para aportar al equipo desde la línea de fondo.

Carlos Hernández: 5. El jienense volvió a sufrir en varias acciones defensivas, tanto en zona de remate como al espacio, donde le cuesta anticiparse y perseguir la marca. En el juego aéreo, sobre todo en el segundo tiempo, dio seguridad. 

Arribas: 6. Al margen de un grotesco error en el 1-1, el central fue de lo más convincente del Real Oviedo. Y no es fácil tras una jugada como la del tanto de Embarba. Sujetó a Ulloa, supo ir al corte en la banda y lideró la defensa azul en todo momento. Va a más. 

Bolaño: 5. Primera parte muy complicada la que tuvo el '18'. Perdió muchos duelos aéreos, tanto con Ulloa como con Embarba, y dudaba con este último a la hora de perseguir la marca hasta el costado o quedarse cerrando con los centrales. En ataque, sin embargo, supo leer cuando incorporarse y solo el error de Sangalli le privó de una asistencia. Tras el descanso estuvo más impreciso. 

Tejera: 5,5. Entró bien al partido y, además de estar intenso en la presión, se asoció y dio varios pases interesantes en el flanco derecho. Con el paso de los minutos, el Rayo comenzó a jugar algo más cómodo y superaba con facilidad al doble pivote azul. Tras el descanso, el catalán no arriesgó y sacrificó el aportar con balón para así evitar pérdidas. Y más o menos lo consiguió.

Jimmy: 5,5. El ovetense, al que le sigue costando estar preciso con balón, leyó bien el partido y volvió a demostrar que no hay centrocampista en el Oviedo que le mejore en el apartado táctico. Fue agresivo en la presión, se llevó muchas segundas jugadas y no cometió pérdidas graves. 

Sangalli: 6. No tan dinámico como en otras citas, el donostiarra es indispensable. Pudo sentenciar el partido en el minuto tres, pero Dimitrievski lo evitó. Por momentos no apareció demasiado debido a las dificultades del Oviedo para asentarse en campo contrario. Muy importante sin balón.

Borja Sánchez: 6,5. Primera parte discreta del ovetense, que tras el descanso se erigió como el gran líder del Real Oviedo ante la ausencia de Saúl Berjón. Más o menos afortunado, generó y dirigió casi todas las acciones de peligro de los azules en ese segundo tiempo. Le faltó algo de colmillo en las inmediaciones del área. 

Yoel Bárcenas: 4. Al panameño le sigue costando aportar al equipo lejos de la zona de remate. Impreciso, tomando malas decisiones y sin chispa. No acaba de coger el tono en la presente temporada. Fue el primer cambio de Rozada.

Ortuño: 6. No fue su mejor partido, pero ese penalti, en este contexto, hay que marcarlo. Y lo hizo. Al murciano, muy vigilado por Catena y Saveljich, le costó hacerse fuerte de espaldas y cuando cayó a banda tampoco estuvo muy afortunado, aunque participó en el 1-0.

Desde el banquillo

Obeng: 5. El ghanés no fue el revulsivo que necesitaba el Oviedo. Algo desubicado y eligiendo mal cuándo tirar el desmarque al espacio y cuándo apoyar en corto. En defensa, tras el 2-1, realizó un buen trabajo. 

Lolo González: -. Suplente tras tres partidos como titular, el gaditano entró en el 85' para formar con Jimmy y Tejera en el centro del campo. No tuvo tiempo para casi nada.

Ibra: -. Sin tiempo para nada. 

Comentarios

Las notas: A lomos de Juanjo Nieto