Ernesto: «Rozada se merece estar ahí. Lo que hizo en el filial fue tremendo»

La Voz de Asturias charla con el futbolista del Alcorcón, rival del Oviedo el viernes, pieza clave en el Vetusta de los últimos dos años

Ernesto conduce un balón en el Alcorcón-Extremadura
Ernesto conduce un balón en el Alcorcón-Extremadura

Oviedo

El aterrizaje de Ernesto Gómez (Albolote, Granada; 1994) en el fútbol profesional era inevitable. Fuese en el Real Oviedo o en otro club, como al final acabó siendo, su gran temporada en el filial azul (15 goles) había llamado la atención de media Segunda División. Finalmente, en Alcorcón estuvieron más rápidos. Allí, en su debut en la categoría, es el tercer jugador con más minutos disputados de la plantilla. La Voz de Asturias charla con Ernesto, pieza clave del Vetusta de Javi Rozada y rival de los azules el viernes (Santo Domingo, 18:30 horas). 

-Pregunta: ¿Qué tal por Alcorcón?

-Respuesta: Muy contento, de momento están saliendo las cosas muy bien. Lo que quería era no regalar nada y desde el primer minuto centrarme en tener los máximos minutos posibles. Parece que va bien.

-Se habla muy bien de Fran Fernández como técnico.

-Nos dejó las cosas claras desde el primer día y marcó una línea a seguir muy sencilla. Y eso se ve en el campo. Lo fundamental, el competir y la intensidad, no se negocia.

-¿Le está sorprendiendo la Segunda División?

-La categoría está siendo lo que me esperaba. Se nota el cambio físico y de ritmo, sobre todo. Es todo mucho más intenso. Creo que estoy adaptándome bien.

-Retrocedamos al verano de 2017. ¿Cómo recuerda su fichaje por el Real Oviedo?

-Mi agente me dio varias posibilidades y una era bajar a Tercera con el Vetusta. Las ofertas que tenía de Segunda B no me apasionaban mucho y prefería estar en un filial. Sabía que por edad no podía subir y bajar, pero si lo hacía bien iba a tener más repercusión que en otro sitio.

-¿Fue importante Rozada en su fichaje?

-No me conocía, no había oído hablar de mí. Empezamos a trabajar y la verdad es que nos compenetramos muy bien. Lo que él pedía, yo se lo daba.

-El Vetusta ascendió sobrado y luego casi da la campanada en Segunda B.

-Siempre dije, de puertas para dentro, que a ese equipo le beneficiaba más jugar en Segunda B. En Tercera todos los equipos se encerraban y a nosotros, que éramos muy dinámicos en ataque, no nos venía bien. En Segunda B era el revés. Los rivales nos venían a jugar de tú a tú y nos adaptamos a la perfección.

Ernesto celebra uno de sus goles ante el Logroñés
Ernesto celebra uno de sus goles ante el Logroñés

-¿Cómo se vivió en el vestuario la temporada 18/19?

-No nos sentíamos inferior a nadie, ningún fin de semana. Podíamos ganar o perder, pero ningún equipo era muy superior. Te lo vas creyendo y te empiezas a preguntar que por qué no. Tuvimos nuestras opciones de playoff, y eso que a partir de Navidad fuimos perdiendo jugadores importantes. Al final nos quedamos a muy pocos puntos. Tuvo un mérito increíble.

-Antes de Navidad, ¿el club llegó a hablar con usted de ascender al primer equipo?

-La verdad es que no. De hecho, la posibilidad la planteó mi agente antes del mercado de invierno. Preguntó porque comenzábamos a tener cosas fuera del Oviedo. En ese momento no se dio porque también hubo el cambio de director deportivo y había dudas. No pasó nada, seguí mi temporada tranquilamente.

-¿Se pudo marchar en ese mercado?

-Tuve ofertas en invierno, sí. Todas de Segunda B.

-La temporada avanza y sigue sin hablar con el Oviedo.

-A mediados de abril, cuando varios clubes de Segunda ya estaban pendientes de mí, el Oviedo todavía no había hablado conmigo. Después, cuando ya tenía ofertas en firme, lo hicieron. Y eso creó un poco de revuelo, creo. La gente me preguntaba directamente y yo no podía decir nada, era un jugador del filial. Pero estaba tranquilo. El final de temporada fue bueno y seguía centrado, veía el playoff como una posibilidad real.

-Imaginemos que Anquela es despedido y llega Javi Rozada. ¿Hubiera sido más fácil su permanencia en el Oviedo?

-Eso no lo sabemos [risas]. La realidad es la que es y estoy totalmente convencido de que hice lo correcto hace unos meses, aunque me costase. No es fácil salir de una ciudad como Oviedo.

-Ficha por el Alcorcón y el Real Oviedo sube a siete de sus compañeros en el Vetusta.

-Si te digo la verdad, me parecieron hasta pocos. No sé si el Vetusta repetirá una temporada así. Fue un año increíble, se juntaron muchas cosas a favor. El míster supo sacar a todos nuestra mejor versión y eso nos llevó al escenario actual, con muchos de los jugadores en el fútbol profesional. Eso era lo que nos repetía Javi, que estaban ahí para acercarnos al fútbol profesional. Se siente orgulloso de ello.

-¿Qué pensó cuando Rozada ascendió al primer equipo en septiembre?

-Lo felicité como se merecía. Le dije lo que pensaba, como hice cuando me fui del Oviedo. Se lo merece, porque lo que hizo con el equipo que teníamos, que creciésemos tanto, fue tremendo. Le estoy muy agradecido y le tengo un cariño especial porque confió y apostó por mí.

-Volviendo al presente. ¿Cómo ve al Real Oviedo de cara al partido del viernes?

-Lo más peligroso del fútbol es un equipo herido. Todos nos jugamos mucho, pero en Oviedo aprietan mucho. La situación es complicada pero ahora los veo bien. Muerden, tienen una intensidad increíble. Se vio el otro día contra el Rayo.

-Borja Sánchez ya es importante en el primer equipo.

-A Borja lo veo muy bien. Los que lo conocemos no nos sorprende nada ese descaro y ese desparpajo que muestra en el césped. Todavía tiene mucho margen de mejora, irá a más seguro.

-¿Y el Alcorcón?

-Nosotros llegamos bien. La anterior jornada perdimos ante el Huesca, pero creo que hicimos más cosas bien que mal. En general, la línea que llevamos es buena.

-¿Cómo está viviendo la semana?

-Está claro que es un partido especial. Tengo un cariño grandísimo al club, a los jugadores con los que compartí vestuario y al cuerpo técnico. Todo esto era por lo que trabajábamos el año pasado, y ahora podemos disfrutar de ello.

-Casos individuales como el de Juanjo Nieto en Oviedo o usted en Alcorcón. Equipos como el Fuenlabrada… ¿La Segunda B se está reivindicando?

-La clave está en atreverse. Lo digo por experiencia propia, hay que apostar por la gente. Hay futbolistas muy válidos en Segunda B. El rendimiento depende de muchos factores, pero sobre todo de la confianza y el contexto.

-¿Sigue al Vetusta?

-Siempre intento estar pendiente de lo que hacen, sí. Me alegra verlos tan bien, mis compañeros se lo merecen todo. No soy objetivo, pero en ese equipo todavía hay talento que se puede aprovechar.

Comentarios

Ernesto: «Rozada se merece estar ahí. Lo que hizo en el filial fue tremendo»