Los mismos fallos de siempre

El Real Oviedo cae ante el Leganés presa de dos errores groseros y ya coquetea con el descenso (2-1)

Johannesson pugna por un esférico con Rubén Pérez
Johannesson pugna por un esférico con Rubén Pérez

Oviedo

Derrota sin paliativos del Real Oviedo en su visita al Leganés (2-1). El conjunto asturiano apenas compareció en Butarque, limitándose a defender de forma ordenada hasta el primer gol madrileño. Tras el primer fallo defensivo de la tarde y que derivó en el gol de Gaku, los azules desaparecieron, sin capacidad alguna para buscar una alternativa sobre el terreno de juego.

El conjunto de José Ángel Ziganda completó el peor partido de la temporada. El gol final de Samuel Obeng no sirvió ni para maquillar un resultado justo y que deja al equipo al borde del descenso (podría caer en él al final de la jornada). Los de la capital vuelven a vivir una situación conocida y sufrida ya la temporada pasada. El futuro a corto plazo pasa por pelear por la salvación.

El preparador navarro llevó a cabo su pequeña revolución. Como prometió en la previa, hubo cambios. Muchos. Rotaciones. Todas las que se pueda imaginar. Solo Simone Grippo repetía con respecto al choque del jueves ante el Rayo. En total, diez novedades, incluyendo a Gabriel Brazão, que debutaba defendiendo la portería azul.

Además, Cuco Ziganda apostaba por una línea de cinco defensas con Diegui Johannesson, el propio Grippo, Alejandro Arribas, Christian Fernández y Lucas Ahijado. Por delante, un doble pivote formado por Jimmy Suárez y Giorgi Aburjania. Bandas para Viti Rozada y Cedric Teguía, con Samuel Obeng en punta de ataque.

Control, control y control

Los primeros 45 minutos del encuentro no se enseñarán en las escuelas ni en las academias de fútbol. Dos equipos con dificultades para llegar con claridad al área rival. El Leganés lo intentaba, pero chocaba una y otra vez con el orden y el trabajo de los futbolistas azules. Pese a todos los cambios en el once, los de la capital seguían mostrando una de sus cartas de presentación: la eficacia defensiva.

Solo un error en los primeros 45 minutos. Una pérdida innecesaria de Johannesson en campo propio que permitió al Leganés iniciar un rápido contraataque. Sabin Merino se plantó frente a frente a Brazão, pero el cancerbero brasileño adivinó las intenciones del atacante y evitó el tanto pepinero.

Lo intentaron los madrileños con varios centros al área, pero sin remate ni peligro alguno. Por parte del Real Oviedo, lo único reseñable del primer tiempo fue un disparo cruzado de Samuel Obeng que se fue ligeramente desviado. Una baja producción que ya empieza a ser habitual en los del Principado.

Cuatro sustituciones de una tacada

El primer cuarto de hora de la reanudación transcurrió por los mismos derroteros. La mejor noticia para los azules es que no estaba pasando nada sobre el terreno de juego. El paso de los minutos era en beneficio de los asturianos, mientras el Leganés seguía intentándolo, pero sin ideas. El encuentro estaría en un detalle. Para unos o para los otros.

Llegados al minuto 60, Ziganda apostó por darle mordiente al equipo. Criticado en ocasiones por su tardanza en realizar las sustituciones, el navarro realizó cuatro de una tacada. Saltaron al terreno de juego Juanjo Nieto, Marco Sangalli, Nahuel Leiva y Sergio Tejera. Sin modificar el dibujo. Hombre por hombre. Los sustituidos fueron Johannesson, Viti, Cedric y Aburjania.

Sin tiempo para asentarse, casi sin poder ni pestañear, el Leganés consiguió adelantarse en el marcador. Fallo en cadena de todo el equipo, comenzando por Jimmy y Tejera, con Arribas muy blando al cruzarse ante Michael Santos y un Christian Fernández que, como ante el Girona, se convierte en protagonista negativo del gol en contra. El cántabro despejó con poca contundencia en primera instancia y, tras el centro del uruguayo, volvió a tocar defectuosamente el esférico, dejándolo muerto en el interior del área. Por allí apareció Gaku, que realizó un maravilloso recorte y batió a Brazão por alto.

El Real Oviedo se estira en el tramo final

No le quedó más remedio a los del Principado que buscar la portería rival en el último cuarto de hora. Tras más de una hora de ejercicio defensivo, el Real Oviedo tenía que buscar a la desesperada el gol del empate. Enfrente, un equipo que reforzó defensa y centro del campo para mantener la ventaja en el marcador.

Lo que llegó no fue el empate, sino la sentencia pepinera. Pérdida inocente de Lucas Ahijado que permite el contraataque de Santos. Brazão salva el mano a mano, pero no puede hacer nada ante el segundo remate de Borja Bastón en forma vaselina.

Ni siquiera el tanto de Samuel Obeng ya en el descuento sirvió para meter a los suyos en el partido. Sin tiempo para más, llegó el pitido final. Los carbayones podrían terminar la jornada en puestos de descenso y el miércoles recibirán en el Carlos Tartiere a la UD Logroñés. Un encuentro que empieza a adquirir una importancia superior para los intereses asturianos. Los primeros nervios comienzan a emerger.

Ficha técnica

CD Leganés: Cuéllar; Palencia, Omeruo, Rodrigo Tarín, Javi Hernández; Rubén Pardo (Eraso, min 75), Rubén Pérez, Gaku (Bustinza, min 75), Arnaiz (Luis Perea, min 70); Sabin Merino (Santos, min 46), Borja Bastón (Lasure, min 89).

Real Oviedo: Brazão; Johannesson (Nieto, min 59), Grippo, Arribas, Christian Fernández (Blanco Leschuk, min 75), Lucas Ahijado; Viti (Sangalli, min 59), Jimmy, Aburjania (Tejera, min 59), Cedric Teguía (Nahuel, min 59); Obeng.

Goles: 1-0 Gaku (min 61). 2-0 Bastón (min 87). 2-1 Obeng (min 90+3).

Tarjetas: El colegiado Arcediano Monescillo amonestó a los visitantes Johannesson (min 6) y Christian Fernández (min 37).

Incidencias: Estadio Municipal de Butarque.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Los mismos fallos de siempre