Ocho perlas de la cultura en Asturias de 2018

J. C. Gea

CULTURA

Pintura y cine tuvieron especial protagonismo en el calendario cultural del año pasado con la Donación Arango, la exposición de Sorolla, la visita de Scorsese y el repunte de la cinematografía asturiana

01 jul 2019 . Actualizado a las 18:27 h.

En lo cultural, el 2018 asturiano fue un año que nos entró sobre todo por los ojos. Y que dejó una profunda huella en ellos. La pintura, la manifestación más tradicional de las artes visuales, y una de sus derivaciones modernas -el cine- cobraron destacado protagonismo en un calendario en el que quedan anotadas con letras de oro dos extraordinarias y muy visitadas exposiciones de pintura, la presencia de uno de los cineastas más relevantes de las últimas décadas y el reverdecimiento de un festival cinematográfico en el que los realizadores asturianos reclamaron una atención singular. Pero el repaso de algunos de los hitos más relevantes del año cultural que acaba de irse incluye también, por descontado, buena literatura, música y artes escénicas.

Viejos maestros que vinieron para quedarse

El trono indiscutible de la crónica cultural de 2018 corresponde por derecho propio a la majestad de los viejos maestros de la pintura que vinieron a Asturias para quedarse. Y a algunos igualmente magistrales, pero más recientes. Todos ellos ocuparon las salas del Museo de Bellas Artes de Asturias durante siete meses gracias a la apabullante donación del empresario y filántropo asturmexicano Plácido Arango: 33 obras de entre los siglos XV y XX algunas de las cuales se quedaron definitivamente en el centro después de la clausura de la exposición, visitada por más de 70.000 espectadores en un acontecimiento sin precedentes en Asturias. Las que se fueron, volverán cuando lo permitan las condiciones del usufructo vitalicio acordado con el coleccionista en un discreto e impecable proceso capitaneado por el director del museo, Alfonso Palacio. Suyo es también el mérito de haberse ganado la confianza del Museo del Prado para la celebración de Arte y Mito, una cautivadora selección de pinturas de tema mitológico de la Pinacoteca Nacional que se convirtió en otro de los acontecimientos artísticos de 2018 en la región.

La cúpula del Niemeyer atrapó la luz de Sorolla

Otro coleccionista, más pintura y un tercer éxito para la programación cultural del año recién concluido: Pedro Masaveu, Joaquín Sorolla y casi 60.000 espectadores que han ido desfilando a lo largo de la segunda mitad de 2018 por la Cúpula del Centro Niemeyer de Avilés para pasar directamente de los tonos cantábricos y la blancura del conjunto del arquitecto brasileño al prodigio de luz cuajada en óleo por el artista valenciano. Pasión por Sorolla exhibió la mejor colección particular de Sorolla en una original y diáfano montaje que ha convertido, más que ninguna otra actividad, en polo de atracción para visitantes de otras autonomías y del extranjero el centro avilesino.