¿Es un timo el sándwich mixto?

Marta Otero Torres
marta otero REDACCIÓN / LA VOZ

COCINA SALUDABLE

Los expertos lo utilizan como ejemplo de los grandes engaños de la industria alimentaria

02 feb 2021 . Actualizado a las 11:25 h.

«El jamón york no existe». Las redes ardían con la revelación de las divulgadoras científicas Marian García y Gema del Caño, que volvieron viral su charla titulada Sándwich mixto en tres actos. Con esta original propuesta, las expertas analizaban tres productos que son solo una parte de los muchos que consumimos a diario y no son lo que parecen: el pan de molde, el queso y el jamón.

Con el primero, aseguran, el principal engaño viene de que muchas veces venden como integral, «masa madre» o «100 % natural», cuando en realidad no lo es. En cuanto al queso, diferencian entre el normal (que solo lleva leche, cuajo, fermentos lácticos y sal) de los fundidos, que llevan almidones y sales fundentes; o los sucedáneos rallados, «que no tienen absolutamente nada de queso».

Pero la parte interesante llega con ese producto de color rosa en lonchas que ni es jamón, ni es de york. Según las expertas, lo que nos venden como york es muchas veces fiambre compuesto por un 50 % de féculas, que nunca formó parte de una extremidad del cerdo. Tampoco el jamón cocido, aunque este lleva un 75 % de carne. El mejor, aseguran, es el que está catalogado como «extra», que necesariamente tiene que llevar un 85 % de carne. Por eso, la única solución para que no nos engañen, dicen, es aprender a leer las etiquetas.