Los 30 paneles del Gijón de la Guerra Civil que llevan 8 años en un almacén

Las asociaciones memorialistas exigen que se coloquen en las calles de la ciudad para completar el itinerario cultural por los bombardeos de 1936 y 1937, proyecto interrumpido desde que Foro se hizo con el  gobierno local en 2011

Rescate de heridos en la calle Diecisiete de Agosto
Rescate de heridos en la calle Diecisiete de Agosto

Gijon

Desde hace al menos dos años a los turistas se les ofrece la oportunidad de realizar un recorrido cultural por el Gijón de la Guerra Civil siguiendo las 30 localizaciones más destacadas de los 15 meses de bombardeos continuos que vivió la ciudad entonces. Las mismas localizaciones que se recogieron en 2011 en un mapa que, bajo el título Gijón bajo las bombas /Xixón so les bombes (1936-1937), formaba parte de uno de los últimos proyectos de la entonces concejalía de Memoria Histórica y Social del Ayuntamiento de Gijón. Este proyecto consistía en mostrar lo ocurrido entre el verano de 1936 y octubre de 1937, cuando Gijón se convirtió en la ciudad más bombardeada del norte de España, a través de una ruta por la ciudad que, aparte del folleto con el mapa y un libreto con toda la información, se iba a completar con la instalación de 30 paneles con imágenes y textos explicativos en otras tantas localizaciones.

Rafael Velasco, Jesús Montes y Toño Huera, ayer, con una réplica de uno de los paneles en primer término, ante el Palacio de Revillagigedo
Rafael Velasco, Jesús Montes y Toño Huera, ayer, con una réplica de uno de los paneles en primer término, ante el Palacio de Revillagigedo

Esos paneles, que costaron unos 12.000 euros e incluían otro principal con todos los puntos de interés del recorrido sobre el callejero de Gijón, llevan ocho años metidos en uno de los almacenes municipales de Cerámicas Piti. «Llegaron en agosto de 2011 y, desde entonces, están secuestrados para que nadie se entere de que existen», dice el exconcejal de IU Jesús Montes Estrada Churruca, que desde 2003 a 2011 estuvo al frente de aquella concejalía de Memoria Histórica, dentro del gobierno formado entonces por PSOE e IU, con Bloque por Asturies primero y más tarde Los Verdes.

Las elecciones municipales de 2011 se celebraron en mayo y Foro se hizo con la Alcaldía de Gijón. «Los paneles estaban hechos y solo hacía falta colocarlos, pero en los últimos ocho años ha sido imposible que se ejecutara esta pequeña obra», indica Rafael Velasco, que también participó ayer en la rueda de prensa en la que, frente al Revillagigedo -uno de los escenarios del recorrido al ser donde estaba el cuartel de milicias-, las asociaciones memorialistas y republicanas de Gijón exigen al actual gobierno de Foro, o en su defecto al que está por llegar tras las próximas elecciones, que se instalen estos paneles de una vez por todas y se salde una «deuda de memoria histórica» con la ciudad.

«Después de muchas reuniones con la concejala de Educación, Montserrat López, y tras haber puesto como excusa que los paneles estaban hechos con un material que no era adecuado para poner en la calle, se nos ofreció una salida que nos parece completamente absurda», explica Velasco, en referencia a que desde Foro, se propuso crear «una especie de parque temático» en el que colocar todos los paneles. «No sabemos el sitio, pero es algo absurdo porque cada una de estas placas va ligada a un lugar y a un hecho históricos concretos como en los recorridos que ya existen en otras ciudades, en las que se mantienen símbolos de este tipo en las calles», añade.

Los paneles están hechos con la misma madera asiática que se emplea en las señalizaciones de montaña, «que aguanta años y años y resiste la condiciones meteorológicas más extremas, además de que fueron hechos para soportar posibles actos vandálicos y con un mantenimiento, en caso de que fueran rasgados, de bajo coste al tratarse de vinilos pegados a la madera», explica Toño Huerta, el geógrafo al que ya en 2010 se encargó una primera fase de este proyecto que consistió en recopilar la historia de los cientos de refugios antiaéreos de Gijón durante 1936 y 1937.

Una segunda fase fue esta ruta interpretativa por el Gijón de las bombas aún incompleta y, una tercera, la apertura del refugio subterráneo de Cimavilla, cuyo anteproyecto ya está en manos del gobierno local. «Cuando fueron las elecciones de 2011 entra el actual equipo de gobierno y considera que este proyecto no es prioritario, que no interesa. Así que los paneles quedaron almacenados hasta hoy y la apertura del refugio sigue paralizada», resume Huerta.

«Resulta curioso que, en una ciudad como Gijón, con todos los vestigios romanos que tenemos justo en este entorno, curiosamente sea este último siglo, los 100 años que son nuestros y que vivieron nuestros abuelos y nuestros padres, lo que no interesa», insiste Montes Estrada, que critica que Foro haya considerado que «la historia de los últimos 100 años no merece la pena ser conocida por parte de nadie» y decidieran «secuestrar» los paneles en cuestión. 

Les consta que existen porque se los han enseñado «a base de insistir», y al parecer incluso siguen en su embalaje. «Llevan ocho años metido en un almacén y la situación es indescriptible. Por eso, exigimos que, si no es posible colocarlos en lo que queda hasta las elecicones municipales, que los que lleguen se hagan responsables de su instalación para no seguir ocultando la historia, para defender la cultura y para condenar la muerte». A la rueda de prensa, a la que seguirán otras acciones reivindicativas en caso de no conseguir tan simple y sencillo objetivo, asistían representantes y candidatos municipales de Xixón sí Puede e IU. 

La información recopilada en este proyecto sí forma parte, además de la oferta turística, de actividades de la Fundación Municipal de Cultura y Educación con escolares y la exposición que se hizo en su momento ha podido verse en varias ocasiones en los centros municipales. 

Comentarios

Los 30 paneles del Gijón de la Guerra Civil que llevan 8 años en un almacén