Alejandro Díaz Castaño: «El techo del festival está en nuestras propias capacidades y en ir recabando más apoyos»

Marcos Gutiérrez GIJON

GIJÓN

Alejandro Castaño, director del Festival Internacional de Cine de Gijón
Alejandro Castaño, director del Festival Internacional de Cine de Gijón MG

El director del Festival de Cine de Gijón desgrana las novedades de un evento cinematográfico que ha recuperado la senda del crecimiento

09 nov 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

La actividad en las oficinas del Festival Internacional de Cine de Gijón (FICX) en la Escuela de Comercio es, valga el cliché, frenética. Gente que entra y sale de los despachos, carreras con miles de papeles en la mano, teléfonos sonando incesantemente en todas direcciones, bandejas de entrada a rebosar... con el inicio del certamen a la vuelta de la esquina, Alejandro Díaz Castaño reconoce que las horas de sueño son un lujo asiático estos días, al igual que lo eran cuando se desempeñaba como responsable de programación en el propio FICX o en el Festival de Cine de Sevilla. En menos de tres años ha logrado devolver la estabilidad y el lustre a un certamen en el que aterrizó en un momento, a falta de un término menos eufemístico, incierto. En su primera edición como máximo responsable logró montarlo en un tiempo récord. El pasado año el FICX tuvo más de 88.000 asistentes a actividades, más de 53.000 espectadores y un récord de taquilla. El director del festival reconoce que, ahora mismo, el techo de un evento en franco crecimiento está «en nuestras propias capacidades».

-Confiese, ¿cuántas horas logra dormir estos días?

-La verdad es que muy pocas. Organizar un festival es una labor que lleva todo el año para el equipo permanente, pero durante estas fechas te ocupa todo tu tiempo. Hice un cortometraje hace tres años y hay gente que me pregunta cuándo va a tener una continuidad. Yo les digo que mientras esté en esto es imposible.

-Recientemente hablaba de la apuesta del festival por las «voces nuevas», ¿a qué se refería?

-Lo que estamos intentando es potenciar aún más la presencia de directoras y directores jóvenes en el programa, porque nos parece importante seguir la línea del festival desde mediados de los noventa, que consiste en tratar de buscar a las voces del futuro. Por aquí pasaron en su día cineastas ya consagrados como Harmony Korine, que ahora vuelve, Todd Haynes, Nicolas Winding Rfn, Darren Aronofsky o Claire Denis, cuando no había estrenado en España, y ahora ya son maestros. También me acuerdo de Ulrich Siedl, que hubo mucha polémica en su día cuando ganó con Dog Days. Todos ellos ya son artistas consagrados.

-¿Qué tal conviven en un festival como este los creadores noveles y los más consagrados?

-Siempre hemos buscado esa unión entre los grandes cineastas y los que están empezando. En la sección Rellumes este año doce de las catorce cintas son primeras o segundas películas. Tratamos de buscar siempre esa presencia del cine joven, que pasa por el cine asturiano, por ejemplo con la ópera prima de Elisa Cepedal en sección oficial. La idea es ir hacia la variedad temática y de nacionalidades. También buscamos un espacio para las cintas que juegan con los géneros temáticos y que les dan un sesgo de autor. En este sentido estoy muy contento de que este año tengamos dos películas de animación en sección oficial, una en concurso y otra fuera de concurso, algo que no pasaba desde que se estrenó Vals con Bashir. Me parece muy importante que todos los estilos cinematográficos estén representados, pero que haya detrás una propuesta autoral.

-¿Qué es lo que más ilusión le hace ver en esta edición?

-Destacaría a Pedro Costa, en la sección oficial, con Vitalina Varela que es, sin duda, una de las películas del año a nivel internacional y se estrena aquí. Tenemos con él una relación desde hace mucho tiempo. Es un director que valora mucho el compromiso de los festivales con los cineastas y el trato humano. Es todo un acontecimiento porque cada película suya lleva muchos años de preparación rodaje y postproducción. Yo creo que va a deslumbrar, porque cada plano es una obra de arte, es como un cuadro. También me hace mucha ilusión el regreso de Lynn Shelton, una cineasta indie que ha estado trabajando en televisión en series como Glow. Vuelve, después de Humpday, con una comedia como Sword of trust, ácida, divertida y punzante en la que hace un retrato de la América de Trump. Viene acompañada de Marc Maron, el protagonista que es un cómico muy conocido en Estados Unidos. Es una visita que nos honra mucho.

-¿Y en las retrospectivas?

-En las retrospectivas citaría un par de nombres. Por un lado Franco Piavoli, que es un joven cineasta de 86 años, como a nosotros nos gusta definirle. En su primera película fue alabado por Tarkovski, trabajó con grandes maestros en Italia y nunca había tenido una retrospectiva en España. Por otro lado está Axelle Ropert, una cineasta que nunca había estrenado sus películas a nivel comercial en España y que creo que va a ser también una de las sorpresas.

-Ernesto Alterio, Javier Gutiérrez y Cristina Huete son homenajeados este año. ¿Qué se ha valorado de sus trayectorias?

-Para nosotros son importantes este tipo de reconocimientos a trayectorias que nos parecen destacables. Por un lado está el premio Nacho Martínez, que ya cumple 18 años. Ernesto, además, va a estar presentando la película Ventajas de viajar en tren, una de las sorpresas del cine español de la temporada. Tiene una trayectoria que nos parece muy sólida y destacable, al igual que Javier Gutiérrez, que es un actor de los más consagrados en España, trabajando en cine, teatro y televisión. Es un reconocimiento que lleva el nombre de Isaac del Rivero y es la primera vez que lo vamos a conceder. Para nosotros es especial, en el sentido de que es la primera vez que va a tener lugar una edición del festival sin Isaac del Rivero entre nosotros. También está el premio Mujer de Cine a Cristina Huete, productora cuya carrera ha estado ligada en gran parte a Fernando Trueba. Recibirá el premio de manos de Esther García, que estuvo el año pasado, con lo cual seguimos esa cadena que empezó hace unos años. Es esencial reconocer a las mujeres, que en muchas ocasiones siguen teniendo problemas para acceder a la dirección  de películas. En este caso galardonamos a directoras, actrices y, en este caso, productoras. Este premio se da en colaboración con el área de Igualdad del Ayuntamiento de Gijón, que es uno de nuestros principales apoyos.