¡No te cortes, enseña la faja!

La faja vuelve, y no sin consecuencias. Permite a muchas mujeres lucir hasta tres tallas menos y ha convertido en multimillonaria a Sara Blakely