Nadando con extraños invitados

Vienen en verano a por comida, aunque no deberían estar aquí, como la tintorera, el tiburón peregrino y hasta el pez ballesta