Amical Mauthausen advierte de que las palabras del PP llegan entre el «envalentonamiento» de la extrema derecha

Enric Garriga destaca que los jóvenes que viajan a los campos de concentración nazi reconocen que las visitas son «una vacuna contra el fascismo»

El horno crematorio de Mauthausen.
El horno crematorio de Mauthausen.

Las declaraciones en el pleno municipal del concejal del PP de Gijón Manuel del Castillo en las que justificó la abstención de su grupo ante una iniciativa de homenaje a los deportados al campo de concentración de Mauthausen, afirmando que eran historias que «no interesan nada a nuestra generación y menos a la de nuestros hijos» provocaron una ola de indignación que llevó al propio partido a rectificar 24 horas después señalando que «cualquier homenaje es bien merecido tras tanto sufrimiento»; si bien no se demandó ninguna responsabilidad al concejal ni tampoco se cambió el sentido del voto del PP. En todo caso, Enric Garriga, presidente de Amical Mauthausen (la principal asociación española dedicada a la memoria de los deportado, fundada en 1962 en la clandestinidad durante el franquismo) advirtió de que declaraciones de este tipo tienen lugar en un momento en el que «hay unos aires generales de envalentonamiento de los partidos más extremistas. Antes la gente era más prudente en sus declaraciones porque temían quedar mal delante de Europa, pero como hay lugares en los que se está produciendo este peligroso giro hasta la extrema derecha, lo estamos viendo en Italia, en Austria, en Francia, en Hungría, en Polonia, pues se sienten respaldados, el miedo a lo que dirá Europa parece que ya no es tanto».

Amical Mauthausen organiza desde hace cinco años una serie de proyectos de colaboración con ayuntamientos e institutos --Red de Memoria y Prevención del Fascismo Nunca Más-- para dar a conocer  los más jóvenes las historias de los deportados de cada localidad y Garriga constanta que sí hay interés entre los estudiantes para conocer lo que sucedió a sus vecinos en los campos de exterminio nazis. «Con este rebrote de la extrema derecha es muy importante que los jóvenes conozcan lo que fue el fascismo de primera mano. Porque cuando les manden estos mensajes extremistas, del tipo de ‘primero los de casa’, los mensajes contra los refugiados o los inmigrantes, estos jóvenes sabrán que este discurso acaba en las cámaras de gas y estarán prevenidos». 

Parte de estos proyectos es organizar viajes a los propios campos y, según insiste Garriga, «los mismos jóvenes que viajan con nosotros nos dicen, y son sus palabras, que viajar a un campo de concentración es la verdadera vacuna contra el fascismo». 

Pero todas estas iniciativas cuentan con poco apoyo institucional, la placa que recuerda a los españoles deportados en Mauthausen es de hecho la única que se pagó con aportaciones de particulares sin respaldo alguno del Estado y el presidente de Amical destacó que «en España este tema se ha marginado sistemáticamente; todavía es ahora que mucha gente se pregunta cómo es que hubo deportados españoles a los campos de concentración y hay que explicar que primero lucharon en la guerra española, que se fueron al exilio, que sufrieron primero los campos de concentración franceses, que participaron de la resistencia, que fueron detenidos por la Gestapo y que acabaron en los campos de concentración. Toda esa historia no se ha explicado o se explica muy poco».

En este sentido, Garriga indicó que las palabras de Del Castillo les despertaron «indignación» pero también «desánimo, nos hizo preguntarnos cómo es posible esto después de tanto tiempo». «Percibimos ignorancia, o no saben lo que ha pasado o no quieren saberlo o son declaraciones malintencionadas. Nuestro trabajo cotidiano con los jóvenes y los ayuntamientos nos confirma que sí hay mucho interés en conocer este pasado reciente y ponerlo en el lugar que le corresponde en la historia», señaló Garriga.

Lo que Asturias no debe olvidar de Mauthausen

J. C. G.
Monolito en memoria de los asturianos asesinados en los campos de concentración nazis en El Cervigón (Gijón)
Monolito en memoria de los asturianos asesinados en los campos de concentración nazis en El Cervigón (Gijón)

La polémica en torno al campo de concentración nazi en el pleno gijonés revive el recurdo de uno de los enclaves más atroces del nazismo y de los asturianos que fueron prisioneros o murieron en él

Cuando el 5 de mayo de 1945 el 41º Escuadrón de Reonocimiento de la 11ª Divisón Acorazada de los Estados Unidos hizo su entrada en el campo de concentración nazi de Mauthausen (Austria), se encontró una pancarta española dándole la bienvenida. La foto es muy conocida, seguramente una de las más divulgadas acerca del principio del fin del horror de los 'lager'. Pero es un momento -como todos los terribles momentos que le precedieron- del que pocos pueden dar ya testimonio por su propia voz. Este es el principal argumento de quienes llevan años promoviendo desde Asturias, como desde otras comunidades y los 40 países que tuvieron presos en Matthausen, la memoria de lo sucedido en este y otros campos de trabajo, castigo y exterminio; en particular de aquellos que fueron llevados al más duro de los destinados a la represión política e ideológica como prisioneros de guerra. Entre ellos se contaron varios cientos de republicanos derrotados en España y nuevamente derrotados en los campos de batalla de la II Guerra Mundial, por lo general como partisanos junto a la resistencia contra los nazis. Iniciativas como la ofrenda anual en el monolito instalado desde 2000 en la senda litoral de El Cervigón se preocupan de que a sus derrotas en vida no se sume ahora también la del olvido; y ese era el propósito de la iniciativa que Xixón Sí Puede llevó al pleno del pasado miércoles en nombre de varias asociaciones memorialistas en una sesión que dejó unas polémicas declaraciones del concejal popular Manuel del Castillo sobre la presunta falta de «interés» de estas rememoraciones para las generaciones actuales y venideras. ¿Qué es lo que habría que recordar de Mauthausen? ¿Por qué habra que recordarlo o qué habría que procurar olvidar, por el contrario, 80 años después de su apertura y a 73 de su liberación?

Seguir leyendo

Comentarios

Amical Mauthausen advierte de que las palabras del PP llegan entre el «envalentonamiento» de la extrema derecha