redacción

Las principales plazas de los ayuntamientos asturianos se han vestido de morado para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres con actos de condena hacia sus agresores en un año en el que Asturias ha sufrido ya tres víctimas de esa lacra. El acto principal ha tenido lugar en Gijón pero el resto de los concejos se unieron con una sola voz. 

En Oviedo, centenares de personas han seguido un acto en el que se ha dado protagonismo al mundo de la cultura con la intervención de la poetisa Vanesa Gutiérrez; de la artista plástica y Mabel Lavandera y de la cantante Marisa Valle Roso, que ha estrenado desde el balcón del salón de plenos su canción Títere o esclava, cuenta EFE. Valle Roso escribió el tema tras recibir la invitación del ayuntamiento para participar en el acto, que pretende «dar voz a las mujeres silenciadas» a través de una canción «que a veces puede llegar más lejos que un discurso y puede servir para sensibilizar y para que alguien la escuche y se pare a pensar», ha apuntado.

Para el alcalde de Oviedo, Wenceslao López, la lacra de la violencia machista constituye un fenómeno «intolerable» para el que ha lamentado que aún no se haya acertado con el método para terminar con él, a la vez que ha abogado por actuar «con dureza, rigidez y de forma continúa» para visibilizar el fenómeno y conseguir que, a nivel social, «los asesinos se sientan acorralados».

El acto, que ha contado también con la intervención de Amanda Vanesa, del Secretariado Gitano y la participación de la Escuela Municipal de Música, ha contado además con la colaboración de Amnistía Internacional, que ha llevado a cabo una performance bajo el lema «Ya es hora de que me creas». Así, a través de la historia del personaje de Blanca, que sufre una agresión sexual cuando se dirige de madrugada a su trabajo, los asistentes al acto han podido seguir el proceso que sigue una mujer desde que es víctima del delito hasta que concluye el proceso judicial, «lleno de piedras en el camino».

En Avilés la concentración celebrada en la Plaza de España ha servido para dar lectura al manifiesto elaborado por el Consejo Municipal de la Mujer que recordaba la repercusión de la huelga del pasado 8 de marzo que contó con el apoyo de todos los sectores de la sociedad y colocó las reivindicaciones feministas en la agenda de Estado. El texto recordaba además a las mujeres migrantes, que constituyen el 30 por ciento de las víctimas de violencia de género, cuando representan menos del 10 por ciento del total de las mujeres, y pedía una repuesta integral para las víctimas de instituciones locales, regionales y estatal coordinado sus recursos.

En Asturias las fuerzas y cuerpos de seguridad tuvieron conocimiento de la comisión de 455 denuncias por acoso, abusos y otras acciones tipificadas como delitos en el Código Penal entre el 1 de enero de 2016 y el 30 de septiembre de 2018, un periodo en el que 50 mujeres denunciaron haber sido víctimas de violación. 

El año en que Asturias cambió el chip sobre violencia de género y agresiones sexuales

Carmen Liedo
Protestas en Asturias por la sentencia de la Manada
Protestas en Asturias por la sentencia de la Manada

El 8-M y la sentencia de La Manada han espoleado a una sociedad que se reivindica como más feminista frente a un sistema patriarcal. Las víctimas reciben mayor respaldo en sus denuncias

Asturias conmemora hoy el Día Internacional contra la Violencia sobre las Mujeres y lo hace con la sensación de que la perspectiva y la visión general en torno a ese tipo de violencia que durante años ha sometido a las mujeres está cambiando. Hay un cambio de chip. Ha ido evolucionando durante los últimos años con las campañas que animaban a las propias víctimas a denunciar a su maltratador; con otras que instaban a familiares, amigos y vecinos a no ser cómplices con su silencio de los violentos maridos, parejas o exparejas; con medidas de asesoramiento y apoyo para las que las que deciden dar el paso y denunciar no se sientan solas; con cambios en la legislación y hasta con un Pacto de Estado que, en diciembre del 2017, ratificaban los distintos grupos parlamentarios, las comunidades autónomas y las entidades locales representadas en la Federación Española de Municipios y Provincias. Pero ha sido en este año 2018 cuando se ha producido un verdadero punto de inflexión en torno a la violencia de género y las agresiones sexuales. La huelga de las mujeres del 8-M y una sentencia para La Manada no tan ejemplar como se esperaba, generaron unión y movimientos sociales que han conseguido girar el foco y que la atención se ponga en la existencia aún de un sistema patriarcal que hay que transformar «porque nos está matando», dice la integrante de Asamblea Moza d’Asturies, Sara Combarros.

Seguir leyendo

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Las mujeres toman las plazas asturianas