El malladismo espera que los «hombres de negro» de Génova intervengan el PP

José Maria Arribas, del equipo de «fontaneros» de Madrid asistió en primera persona al enfrentamiento con Mercedes Fernández en el comité regional

El líder del PP, Pablo Casado, en Oviedo donde presentó públicamente a la candidata popular a la Presidencia del Principado, Teresa Mallada, expresidenta de Hunosa
El líder del PP, Pablo Casado, en Oviedo donde presentó públicamente a la candidata popular a la Presidencia del Principado, Teresa Mallada, expresidenta de Hunosa

La tensión interna del PP asturiano, desgajado entre la candidata elegida por Génova, Teresa Mallada, y la presidenta regional del partido, Mercedes Fernández, estalló en público, en una discusión delante de la prensa, en el comité regional del pasado miércoles. La espoleta fue el balance de los resultados electorales de mayo, para Cherines con un pérdida de representación inaceptable y para Mallada un ejercicio épico de resistencia reconocido por el propio Pablo Casado. Las espadas quedaron al alto cuando se cerraron las puertas a los medios pero no se volvió a abordar cómo dirimir la profunda divergencia interna. Tampoco se hará en las próximas semanas. De momento todos los partidos han apartado sus cuitas autonómicas para centrarse en la constitución de los ayuntamientos (y el PP espera garantizarse el de Oviedo con Ciudadanos) y esa es la única prioridad. Después el malladismo espera que las cosas caigan por su propio peso. En varias ocasiones han negado que hayan solicitado en algún momento la imposición de una gestora pero la intervención podría llegar desde la dirección nacional por su propia iniciativa. Y aseguran que tiene sus testigos.  

Entre ellos José Maria Arribas, llegado desde Madrid para asistir al desarrollo de lo que pasó en público la tarde del último comité regional. Arribas forma parte del equipo de Juan Carlos Vera; el «fontanero» de Génova que ya el pasado mes de febrero, cuando las escaramuzas entre Mallada y Cherines ya eran más que frecuentes, aterrizó en Oviedo, tomó posesión de un despacho en Manuel Pedregal e hizo desfilar a diputados y alcaldes para mantener con ellos entrevistas individuales y por separado. Distintas fuentes señalan que Arribas llegó por propia iniciativa «supongo que a ver qué ambiente había, si había manera de reconducir» y que «habrá visto lo que pasó». Formalmente nadie ha pedido de forma reciente una intervención (sí lo hicieron hace semanas Ramón García Cañal que ahora es senador y el concejal Pablo González) pero en cierto modo dejan caer que pueda llegar «como aclamación del resto de juntas». 

El episodio del miércoles se exhibió por parte del equipo de Mallada como un golpe de autoridad de la candidata. Tras escuchar el discurso inicial de Cherines apelando a reconocer los malos resultados y resaltando la pérdida del senador por designación autonómica, Mallada pidió la palabra y además pidió que se quedara la prensa para escucharla. Allí destacó que el mismo Casado había nombrado a Asturias como uno de los territorios con mejores cifras y exhibió el mismo respaldo cuando a la hora de que se designara el comité encargado de coordinar las negociaciones en los ayuntamientos se adoptó la indicada por Génova que, según fuentes del entorno de Mallada, «llamó» para indicar que tendría en cuenta su criterio ya que Cherines «tenía otra pensada». Este comité estará dirigido por José Manuel Rodríguez, presidente del partido en Mieres.

El tiempo también corre en contra de Mercedes Fernández. Conserva el cargo de presidenta regional pero ya no tendrá mano en la organización del grupo parlamentario, ni en la elección del portavoz, ya que los diputados han sido designados por la candidata. Las mismas fuentes aseguran que en el balance de afinidades en las agrupaciones locales, entre los candidatos a alcaldes, también le son preferentes. Con el respaldo directo de Génova, el malladismo se ve más fuerte. Con su intervención en abierto respondiendo a la presidenta, junto a la ratificación de su equipo de negociación en las locales, el entorno de la presidenta señala que fue «desacreditada» desde Madrid y «le van quitando competencias».

El PP es un partido con una organización muy jerárquica en el que los niveles superiores tienen mucho poder de intervención sobre la siguiente escala. Pero en último término, la legitimización por parte de Mercedes Fernández usa también como escudo a Pablo Casado. A la hora de rendir resultados por las elecciones generales de abril, cuando se comenzó a cuestionar el liderazgo del presidente, Casado defendió que había sido designado en un congreso abierto, con el sistema de doble vuelta de afiliados y compromisarios, pero el primero de los presidentes del partido que fue elegido con participación del voto de los militantes.

Cherines defendió ese argumento al minuto (la presidenta regional no ha tenido una crítica para Casado en estos meses) porque además le sentaba como un guante. Fue en marzo del 2017 cuando Mercedes Fernández se impuso en el congreso regional del partido con mucha holgura, el 88% de los votos frente a su única contendiente, Carmen Maniega, y también lo hizo con el mismo método doble con el que Casado llegó a la presidencia del partido. Con sufragio primero de los militantes y después con la ratificación de los compromisarios reunidos en el hotel de la Reconquista de Oviedo. Lo cierto es que en aquel acto no pudo estar Mariano Rajoy (que envió un mensaje por vídeo) y Génova delegó su representación en el entonces vicesecretario de Comunicación, el embajador de la dirección nacional era el propio Pablo Casado.

«Esto es una broma, el último comité fue una batalla campal»

L. Ordóñez
Mercedes Fernández
Mercedes Fernández

El PP asturiano afronta el epílogo de las elecciones con una sensación de abatimiento por los resultados y una división que amenaza con crecer

La polémica fue abierta y cuando se cerraron las puertas al público en el comité regional del PP no continuó. La candidata Teresa Mallada y la presidenta Mercedes Fernández se enfrentaron ante los micrófonos por la evaluación de los resultados de las elecciones autonómicas y también fue ante los medios que el candidato a alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, recibiera aplausos por su apelación a frenar las confrontaciones. En el orden del día se siguió con una relación de los puros datos de balance municipal y la despedida de Carlos Suárez, que fue diputado y regresa al HUCA a ejercer como médico. La sensación general es de abatimiento por lo enquistado de la situación y además con pocas soluciones que no impliquen un desgarro mayor a corto plazo. Las perspectivas no son buenas porque además la tensión viene de largo, «este comité fue una broma al lado del último, como el último yo no había visto cosa igual en mi vida. Lo de ayer fueron cuatro dardos, eso fue una batalla campal» señaló un destacado dirigente del partido presente en las reuniones.

Seguir leyendo

Comentarios

El malladismo espera que los «hombres de negro» de Génova intervengan el PP