«¿Quién cuida de los animales abandonados en Asturias?»

Más de una veintena de grupos ecologistas, conservacionistas y animalistas se unen para denunciar que la perrera de Mieres quede en manos de una empresa «lucrativa» cuyo titular «se manifiesta públicamente en contra del lobo»

Perro abandonado

Redaccion

«¿Quién cuida de los animales abandonados en Asturias?», se preguntan más de una veintena de  grupos ecologistas, conservacionistas y animalistas a raíz del mazazo que les ha supuesto que el Ayuntamiento de Mieres, en manos de Izquierda Unida, haya adjudicado la gestión del albergue de animales abandonados a «una entidad lucrativa» cuyo titular «se manifiesta públicamente en contra del lobo» al «formar parte del colectivo Con lobos no hay paraíso».

A través de un manifiesto, 25 entidades dedicadas al conservacionismo, el ecologismo y la defensa del bienestar animal muestran su «total disconformidad y oposición» a esta adjudicación tanto por los criterios seguidos como las «previsibles consecuencias». Por un lado, consideran que la concesión atiende en exclusiva a razones económicas, pese a que «la propia ordenanza municipal pone de manifiesto que el servicio de recogida, así como el propio albergue de animales, se lleve a cabo por una organización sin ánimo de lucro».

Y, en este sentido, recalcan que «resulta del todo anómalo que dicha oferta se realice a la baja y sin desglosar detalladamente los servicios que se prestarán y los costes de los mismos», razones que les llevan a pensar que, al contrario de lo que marca la Ley de tenencia, protección y derechos de los animales del Principado de Asturias 13/2002, se trata de otra acción llevada a cabo por un ayuntamiento para «delegar la responsabilidad legal que pueda derivarse de situaciones de abandono o maltrato, más que al propio bienestar animal».

Asimismo, indican que «el propio gestor de la concesión admitía recientemente en foros públicos no practicar esterilizaciones, o solo parcialmente, en concreto, en caso de las hembras». Un asunto, según dicen, que no es menor si se tiene en cuenta el «alto índice de abandonos, que, a nuestro entender, va totalmente en contra de la voluntad legal de mitigar este problema social y medioambiental».

Insisten, pese a que de sobra es conocido en Asturias el gran problema que suponen los abandonos de camadas indeseadas por tenencias completamente irresponsables, en que «la clave para reducir la incidencia de abandonos y de masificación en los albergues, y así lo manifiestan diversos estudios realizados, amén de la pura sensatez, pivota sobre la disminución de camadas no deseadas a través de la castración o esterilización según corresponda y sobre la rapidez en encontrar un hogar adecuado a los animales, dado que estancias largas dificultan sobremanera la adopción».

Por ello, consideran que la aplicación de esta medida «de forma parcial, evidentemente, conseguirá el objetivo de forma igualmente parcial, tanto a corto como largo plazo y tanto en relación a la aparición de nuevas camadas indeseadas como al destino de estos animales para cría ilegal, por ejemplo». Se aventuran, en este sentido, a decir que «la única otra vía que entendemos se pueda estar aplicando para paliar esta carencia es la recurrencia al sacrificio de los animales, cuya ejecución la ley vigente en Asturias justifica sólo en caso de necesidad».

En opinión de las entidades que firman este manifiesto, «para evitar este tipo de actuaciones que pudieran estar sucediendo es del todo necesario que la Administración efectúe un registro exhaustivo no sólo de las entradas y salidas de animales, sino de la tasa de adopciones sobre el total de recogida de animales».

Además, recuerdan que, desde un punto de vista medioambiental, «muchos de esos animales abandonados acaban asilvestrados en los montes, o en situación errante, provocando en muchas ocasiones daños al ganado que no pocas veces son achacados al lobo». En este sentido, también indican que «el conflicto en Asturias a este respecto es permanente desde hace años, fomentado en gran parte por colectivos como el grupo Con lobos no hay Paraíso, del cual forma parte activa precisamente el gestor de la concesionaria, haciendo gala pública desde hace años sus emblemas y postulados».

Por todo ello, y teniendo en cuenta la Ley de Bienestar Animal de Asturias, consideran «vergonzoso» que por parte de la Administración no se evalúe, por un lado, «si hay un cruce de intereses entre sus manifestaciones públicas y su labor como empresa al servicio de lo público», y, por otro, «si es admisible para una Administración moderna, encaminada realmente al bienestar animal y el cuidado medioambiental, no exigir siquiera un mínimo decoro en manifestaciones públicas que agravan la alarma social y que inciden en la realización de controles letales para una especie emblemática y en la desconfianza que suscita en aquellos colectivos preocupados por el bienestar animal».

Piden medidas urgentes para garantizar que se reconozca y se fomente realmente el papel que la ley otorga a las asociaciones sin ánimo de lucro como entidades colaboradoras y de utilidad pública y como colaboradoras preferentes en lo relativo a la protección animal efectiva. Pero, sobre todo, que se realicen registros para evaluar las acciones realizadas por parte de aquellas encargadas de realizar los servicios de recogida y albergue.

Los firmantes de este manifiesto son, por orden alfabético, Acopo Fauna, Asociación Asturiana de Educación Ambiental, Asociación Conservacionista La Manada, Asociación Amigos de los Gatos-Adaga, Asociación de Naturalistas para las Generaciones Futuras (Anagef), Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (Ascel), Asociación Protectora de Animales Comvive, Biodevas Asociación Ambiental, Coordinadora Ecoloxista d'Asturies, Ecoloxistes n'Aición d'Asturies, Equo-Derechos de los Animales Asturias, Espertar Animal de Siero, Fundación Protectora de Animales del Principado de Asturias, Gijón Felino, Lobo Marley, Mundo Vivo, Observatorio de Justicia y Defensa Animal, Partido Animalista contra el Maltrato Animal (Pacma), Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica (PDCC), Podemos Animalista Asturies, Prolobos Asturias, Recate Animal Gijón, Somos Manada Burgos, Voluntarios por los Animales Gijón. 

Por otro lado, hay que recordar que la petición abierta en change.org para que la perrera de Mieres no quede en manos de una empresa privada superaba anoche las 5.700 firmas. 

Comentarios

«¿Quién cuida de los animales abandonados en Asturias?»