Materiales que repelen la Covid: la investigación asturiana que busca frenar el virus

carmen liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

Equipo de investigacio?n que esta? desarrollando el proyecto en el CINN de El Entrego
Equipo de investigacio?n que esta? desarrollando el proyecto en el CINN de El Entrego

Dos investigadores del Centro de Investigación de Nanomateriales y Nanotecnología de El Entrego estudian el desarrollo de aditivos que inactiven el virus y que se puedan utilizar sobre aquellas superficies con las que estamos en mayor contacto, como pueden ser pomos de puertas, mostradores, reposabrazos, paredes de hospitales o baños

12 jul 2020 . Actualizado a las 09:49 h.

Una de las preocupaciones de las autoridades sanitarias, de investigadores y de ciudadanía, en general, desde que comenzara la crisis sanitaria ha sido que pudiéramos contagiarnos de Covid-19 tras tocar algún material o producto en el que el virus permaneciera. Así, durante muchas semanas tocábamos el botón del ascensor con la máxima prudencia y al llegar a casa desinfectábamos todos los productos que habíamos comprado en el supermercado por si el virus estaba en ellos. Hoy en día ya existen varios estudios científicos en los que se pone de manifiesto que el virus SARS-CoV-2 que ocasiona la enfermedad Covid-19 puede permanecer activo sobre distintos tipos de superficie. Pues bien, Adolfo Fernández y Belén Cabal, dos investigadores del Centro de Investigación de Nanomateriales y Nanotecnología (CINN), situado en El Entrego, están llevando a cabo el estudio titulado Erradicación de la transmisión por contacto indirecto del SARS-CoV-2 mediante el desarrollo de superficies antimicrobianas con aditivos antimicrobianos inorgánicos. En concreto, lo que persiguen con este proyecto es «desarrollar superficies que inactiven el virus o reduzcan de forma significativa su tiempo de vida». De esta forma, consideran que «se evitaría el contagio y la proliferación de la enfermedad», además de ser «una posible medida adicional de contención y de prevención frente a la posibilidad de rebrotes futuros del virus».

Según explican estos expertos, ambos con una larga experiencia en el desarrollo, síntesis y caracterización de este tipo de materiales antimicrobianos inorgánicos, en esta primera fase de la investigación están estudiando qué tipo de materiales antimicrobianos inorgánicos son capaces de actuar frente a virus estructuralmente similares al coronavirus. Así con este estudio identificarán «composiciones de los materiales que presenten una mayor eficacia frente al virus». Esto les permitirá elaborar un catálogo de materiales antivirales que serían propicios para utilizar «sobre aquellas superficies con las que estamos en mayor contacto, como pueden ser pomos de puertas, mostradores, reposabrazos, paredes de hospitales, baños, y un largo etc». «Evaluaremos cuál es la mejor forma de aplicación, ya sea formulando una pintura que lleve incorporado el aditivo antiviral, empleando técnicas de proyección, etc», trasladan Adolfo Fernández y Belén Cabal.

Para tratar de lograr el objetivo de «conseguir superficies capaces de reducir el tiempo de supervivencia del virus sobre las mismas o incluso inactivarlo», los investigadores del CINN señalan que evaluarán «una serie de novedosos antimicrobianos inorgánico basados en vidrios/vitrocristalinos con alto contenido en óxido de calcio (CaO) o óxido de zinc (ZnO) y/o nanopartículas soportadas de plata o cobre». De este modo, estudiarán «diferentes estrategias tecnológicas que permitan desarrollar recubrimientos con estos materiales sobre materiales de diferentes tipos: cerámicos, poliméricos y metálicos», precisan.