Esta es la razón por la que las personas vacunadas con las dos dosis pueden contagiarse de COVID-19

Carmen Liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

La enfermera Lara Menéndez prepara la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus
La enfermera Lara Menéndez prepara la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus Jorge Peteiro

Los expertos explican que una persona vacunada que da positivo en COVID-19 en una PCR también puede contagiar

08 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El brote de COVID-19 que a finales de enero se detectaba en el geriátrico de Cimadevilla, en Gijón, brote en el que se han contabilizado 22 casos positivos y una persona fallecida, se convertía en noticia esta semana por confluir la particularidad de que sus internos habían recibido la segunda dosis de la vacuna el pasado 19 de enero. Es decir, diez días antes de que la enfermedad se manifestara en ese centro. La pregunta que surge es ¿por qué se han contagiado personas que en teoría estaban inmunizadas?

Santiago Melón, responsable del laboratorio de virología del HUCA, da una respuesta que puede resultar muy gráfica: «cuando te vacunas no te pones una coraza que impida entrar al virus», por lo tanto explica que la profilaxis «no evita que te infectes, sino que evita los efectos de la enfermedad y los síntomas deberían ser mucho más leves». «Te vacunas para que cuando estés en contacto con el virus, la respuesta del cuerpo sea más rápida y no se produzcan reinfecciones productivas o graves, pero la vacuna no te hace hermético al virus», traslada Santiago Melón, que resume que al estar vacunado «el sistema inmune está preparado».

En esa línea lo explica también exdirectivo de la OMS, Daniel López Acuña, que tiene en cuenta también que el contagio se pudo haber producido en los días previos o inmediatamente posteriores a la inoculación de la segunda dosis. «Y la protección no se alcanza inmediatamente. La protección efectiva puede tardar hasta 30 días, que es cuando se completa el desarrollo de los anticuerpos», manifiesta el mismo. No obstante, Acuña destaca que «las vacunas de Pfizer y de Moderna no protegen del contagio, sino que protegen de la severidad o de la letalidad». Es por ello que el exdirector de Acción Sanitaria en Situaciones de Crisis de la OMS señala que «es factible que encontremos a personas infectadas de COVID-19 pero que no desarrollan la enfermedad de forma severa». No obstante, apostilla que una persona vacunada que da positivo en COVID-19 en una PCR también puede contagiar.