El Avril, el tren que inaugurará el AVE asturiano, logra circular a 360 por hora

ASTURIAS

El Avril, estacionado en Ourense para continuar con las pruebas
El Avril, estacionado en Ourense para continuar con las pruebas

El prototipo de Talgo ha batido el récord en ancho ibérico. La velocidad máxima no podrá ser alcanzada en viajes comerciales, pues el límite en la red española es de 300 por hora

08 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El tren Avril, el prototipo que el Principado ha pedido para inaugurar el AVE a Madrid ha batido el récord de velocidad en ancho ibérico (1.668 milímetros). El Avril ha alcanzado  los 360 kilómetros por hora en un recorrido nocturno en el tramo Ourense-Santiago. La versión de ancho variable de la serie 106, es decir, uno de los trenes que espera Asturias para poder mejorar los tiempos de viaje, debe alcanzar este registro o superarlo para poder ser homologado a 330. Una velocidad máxima que, no obstante, no podrá ser alcanzado en viajes comerciales, pues el límite en la red española de alta velocidad es de 300 por hora y no hay visos de que se aumente en fechas próximas.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Aunque el tren de muy alta velocidad de Talgo ya había alcanzado en pruebas la velocidad de 363 por hora en su versión en ancho fijo y en líneas con medida internacional (1.435 milímetros), lo relevante es que este registro se alcance en la única línea de alta velocidad estricta en ancho ibérico, como es la que une Ourense con Santiago. Según fuentes conocedoras de estos procesos de pruebas, el registro máximo anterior en ancho ibérico se situaría en 285 por hora.

Las mismas fuentes, a falta de confirmaciones posteriores, creen que se trata de un récord mundial en material rodante de ancho variable y, también, en anchos de vía diferentes al internacional o estándar, pues la inmensa mayoría de las líneas de alta velocidad tienen esa medida en sus vías. Lo relevante, en cualquier caso, es que estos trenes llamados a circular por la red asturiana podrán hacerlo a 300 por hora en tramos de ancho ibérico,  pese a las dudas que se suscitaron al respecto. El récord en líneas de alta velocidad en España se consiguió en el corredor Madrid-Barcelona en el 2006: 404 km/h.