La efectividad del Alavés tumba a un Oviedo que mereció más

Los vascos se llevaron un triangular en el que el juego lo dominó el equipo carbayón, que también fue mejor en su empate contra el Real Valladolid

Toché lucha por un balón durante el triangular disputado en El Berrón
Toché lucha por un balón durante el triangular disputado en El Berrón

Oviedo

El Alavés tuvo una ocasión clara. Y no la desaprovechó. Wakaso envió un balón largo a la espalda de Carlos Martínez, muy superado por la velocidad de un Burgui que controló, condujo a placer y ajustó al palo para batir a Champagne. Acababa de salir al campo, protagonizó la única ocasión de peligro del equipo entrenado por Abelardo y tras el disparo que acabó en gol se lesionó y se retiró al banquillo.

En un visto y no visto le arrebató el partido a un Real Oviedo había dominado el juego y generado más ocasiones. La diferencia de categoría se reflejó en la efectividad que demostró el equipo vasco y que le sirvió para triunfar.

La victoria del Alavés restó emoción a los 45 minutos que el equipo carbayón tenía que jugar después contra su otro rival de Primera en el triangular Integra Energía disputado en El Berrón. Pero sirvió para ver un Oviedo capaz de dominar y de llegar al área rival.

Contra los vascos, el primero en arrimarse al área rival fue Tejera. El recién llegado logró enviar un duro disparo al portero rival tras una buena combinación con Aarón Ñíguez, que tuvo que retirarse con molestias poco después. Le sustituyó Berjón, que dejó detalles de calidad y que a punto estuvo de marcar de falta con un lanzamiento que abrió los mejores minutos del club carbayón.

En aquellos momentos Viti se mostró rápido y entregado en la derecha y Boateng capaz de llegar y tirar desde media distancia, Lo probó con un control y posterior disparo que estrelló en la cara de Montoro. Y con el Oviedo rondando el área Toché cazó un rechace de Viti que sacó Sivera.

El portero del Alavés sufría el acoso azul cuando llegó el gol de Burgui que, sin embargo, no frenó a los carbayones. Tras el tanto, de nuevo Toché puso en aprietos al guardameta rival al controlar con la derecha un balón que le llegó desde la banda y pegarle con la izquierda sin lograr el gol.

En los últimos instantes el delantero centro ovetense marcó en fuera de juego y cuando el árbitro pitó el final el Alavés, que ya había ganado al Valladolid, se proclamó campeón del triangular.

En el partido siguiente entre asturianos y castellanos continuó el carrusel de rotaciones clásico de los partidos de pretemporada y Anquela introdujo varios cambios, entre ellos Steven y Yoel Bárcenas,

Estos se entendieron muy bien con Folch por detrás dominando el medio del campo junto a Boateng y Tejera, que a punto estuvo de marcar con un tiro que llegó tras una buena combinación con Saúl Berjón.

Como contra el Alavés, el Real Oviedo dominó todos los aspectos del juego con Carlos Hernández creando incluso peligro en las jugadas a balón parado. La intensidad, no obstante, decayó mucho en el enfrentamiento que cerró el triangular.

En el Real Oviedo no disputó ni un minuto Forlín, que no se entrenó por la mañana por unas molestias. Ni Ibrahima Baldé, cuyo fichaje se anunció ayer y que será presentado este lunes. El miércoles, con un nuevo amistoso ante el Huesca tendrán oportunidad de participar en una nueva cita de preparación de la temporada.

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

La efectividad del Alavés tumba a un Oviedo que mereció más