La Pizarra: Viviendo en el alambre

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Egea charla con José Luis Baroja durante el Oviedo-Lugo
Egea charla con José Luis Baroja durante el Oviedo-Lugo Real Oviedo

Analizamos en cinco claves el empate del Real Oviedo ante el Lugo

26 ago 2019 . Actualizado a las 20:27 h.

Sergio Egea fue coherente con la rueda de prensa dada hace una semana tras caer derrotado en Riazor. El técnico argentino encaró el debut en el Carlos Tartiere proponiendo el mismo plan visto ante el Deportivo y el Real Oviedo sufrió contra el Lugo los mismos desajustes que se vieron en A Coruña. Los azules, sin un rumbo claro pero con capacidad para hacer daño al rival, deben asentar las ideas para ser competitivos en una categoría que conocen de sobra. Vivir en el alambre no es recomendable.

Un resultado a favor que debió dar más

Casi no había comenzado el partido y el Real Oviedo ya iba por delante en el marcador. Ortuño falló a la primera pero no a la segunda y los azules consiguieron sacar ventaja muy pronto, algo que no se notó excesivamente en el desarrollo del juego. El gol del murciano no cambió a ninguno de los dos equipos y en el minuto 25, ya con 1-0 en el marcador, se podía ver lo mismo que los instantes previos al tanto del '15' azul.

Los de Sergio Egea, aunque no ocupaban el pasillo central con balón (interiores en la misma altura y nada escalonados), llegaban con mucha gente al área del Lugo y creaban peligro con relativa facilidad por los costados, siempre con Ortuño como punto de apoyo. Además, Sangalli salió enchufado y tanto por su banda como por dentro ofrecía soluciones al equipo. Por su parte, el Lugo no se inmutaba ante la presión azul y a excepción de un par de ocasiones, el talento individual de sus futbolistas y no una salida de balón muy trabajada era suficiente para plantarse en el área de Alfonso.