La llegada de Luismi al Real Oviedo, inminente

El conjunto carbayón podría anunciar en las próximas horas el fichaje del mediocentro del Valladolid

Luismi pugna con Folch durante un Oviedo-Valladolid
Luismi pugna con Folch durante un Oviedo-Valladolid

Oviedo

Luismi Sánchez (Puerto Serrano, Cádiz; 1992) está a punto de ser el primer fichaje del Real Oviedo en el mercado de invierno. El mediocentro gaditano, propiedad del Valladolid, está pendiente de superar el reconocimiento médico para firmar por el conjunto azul y jugar cedido en el Tartiere lo que resta de temporada.

Hace escasas horas, en sala de prensa, Javi Rozada hablaba del futbolista pucelano: «Es un jugador con experiencia en la categoría, ya ascendió con el Pucela. Es un perfil bueno, pero desconozco como está la operación», dijo el técnico ovetense. Esta sería la primera operación de Francesc Arnau desde que llegó a la dirección deportiva carbayona a principios de diciembre.

En busca del tiempo perdido

El fútbol no le ha sonreído demasiado a Luismi Sánchez en los últimos meses. El andaluz, pieza clave del Valladolid en la 17/18 (29 partidos disputados, 28 como titular), se lesionó a finales de abril de 2018 y no volvió a jugar en dicha temporada, en la que los pucelanos acabaron ascendiendo a Primera. Un doble esguince en el tobillo izquierdo, sufrido ante el Cádiz, se fue complicando y le tuvo seis meses en el dique seco.

Volvió a jugar en noviembre de 2018, en un encuentro de Copa del Rey ante el Mallorca, pero tuvo que volver a pasar por el quirófano en enero de 2019, hace justo un año, tras sufrir una lesión fibrótica en su tobillo izquierdo. El plazo de recuperación era de cuatro meses, pero Luismi no volvió a jugar un encuentro liguero. Ya en el presente curso, lleva meses entrenando con el grupo y volvió a coger minutos en la Copa del Rey, pero ni rastro suyo en la competición doméstica.

Un perfil buscado

Centrándonos únicamente en su juego, Luismi representa un perfil demandado por la secretaría técnica del Real Oviedo. Mediocentro de grandes condiciones físicas, es rápido en las coberturas, contundente en el juego aéreo y con una nada desdeñable capacidad de pase. Miembro de la generación del 92, era junto a Alberto Moreno, ahora en el Villarreal, una de las promesas de la cantera sevillista.

Juega con un casco, similar al del exportero checo Petr Cech, debido a un golpe sufrido en la cabeza en un encuentro del filial del Sevilla ante el Real Jaén que a punto estuvo de costarle la vida. Se sobrepuso, llegó a debutar con el primer equipo y se instaló en el fútbol profesional en el Valladolid. En enero de 2017 fue cedido al Nàstic, coincidiendo allí con David Comamala, actual secretario técnico azul. Ahora, más de 18 meses después de su último partido liguero, quiere recuperar su fútbol en el Real Oviedo.

Comentarios

La llegada de Luismi al Real Oviedo, inminente