El timo del rollito de primavera, el sushi con queso y la pizza pepperoni

Laura García del Valle
Laura G. del Valle REDACCIÓN / LA VOZ

SABE BIEN

Los hermanos Miscali, propietarios de Ayó Pasta Bar (A Coruña), crearon el Día Internacional contra la nata en la Carbonara
Los hermanos Miscali, propietarios de Ayó Pasta Bar (A Coruña), crearon el Día Internacional contra la nata en la Carbonara

Especialistas en comida japonesa, mexicana, china e italiana con restaurantes en Galicia aclaran que muchos de los platos que vemos en la mayoría de locales jamás los encontraremos en Tokio, Chihuahua, Pekín o Nápoles

23 sep 2021 . Actualizado a las 16:02 h.

Aunque el local estaba vacío a las cuatro de la tarde, en Meet Aquí tenían faena. Víspera de la llegada del Año Nuevo Chino, Wei Wei explicaba este jueves que en breve tendría que ponerse con los pedidos de Jiaozi, ya que prácticamente toda la comunidad china residente en A Coruña iba a cenar anoche esa especie de raviolis rellenos de cerdo y puerro. Vendrían a ser el equivalente a las doce uvas, pues la tradición dice que atraen la suerte y que, de hecho, no se les puede variar la forma porque imita a una antigua moneda china que simboliza la buena fortuna. Esto también lo aclara Wei Wei mientras, deslizando el dedo por una tablet, muestra la diferencia con otras gyozas que, a ojos occidentales, son prácticamente iguales. De hecho, la vista se va rápidamente a platos llamados Sopa de harina (que, por cierto, suele tomarse de desayuno) o Cabeza de salmón picante. Ni rastro de un rollito primavera, un pollo al limón o unas hormigas subiendo al árbol, que pocos saben lo que es pero está en todas las cartas de cualquier chino que se precie.

Y claro, he aquí el problema. Los chinos que se precian en España, y también en la comunidad gallega, dispensan platos que poco o nada tienen que ver con la gastronomía que conoce la familia de Wei Wei. De hecho, por algo este restaurante herculino le puso apellido a su local: 100 % China. Sus elaboraciones, plagadas de pescados y verduras, distan de ese cliché en el que durante años han ahondado películas y series estadounidenses: es decir, que esta comida es mero combustible. Mezclas para momentos de prisas, resacas y perfectos para consumir en un envase de cartón; ni plato merecen. 

Andrés Médici, de PurOsushi (Vigo) explica que en el país nipón es imposible encontrar restaurantes japoneses como los que conocemos en Galicia
Andrés Médici, de PurOsushi (Vigo) explica que en el país nipón es imposible encontrar restaurantes japoneses como los que conocemos en Galicia Oscar Vázquez

En paralelo, la cocina japonesa fue durante años la hermana guapa de la gastronomía oriental. El sushi se convirtió en la quintaesencia de lo chic y apoyado en restaurantes de diseño, el pescado crudo se hizo un hueco entre los paladares más selectos. Pero claro, algo tenían que hacer los restaurantes chinos para abrirse horizontes entre tanto maki, nigiri y alga nori. Así que empezaron a vender bandejas de sushi a esgalla, generando no poca confusión entre el consumidor, aunque a la mayoría le daba lo mismo. Nada nuevo bajo el sol si se piensa en el poké, una elaboración hawaiana que, sin miramientos, dispensan como autóctona cantidad de restaurantes nipones y chinos.