Del campo al súper, el precio de los alimentos se multiplica por cuatro

X. R. Alvite REDACCIÓN / LA VOZ

SABE BIEN

ALBERTO LÓPEZ

El kilo de ciruela se vende a 3,31 euros, pero el productor recibe 36 céntimos

27 sep 2021 . Actualizado a las 09:25 h.

La Ley de la Cadena Alimentaria sigue sin lograr alguno de los objetivos básicos que se perseguían con su puesta en marcha. Esa es, al menos, la opinión del sector productor que se queja de la escasa repercusión que ha tenido su aplicación a la hora de conseguir, por ejemplo, que la formación del precio se realice desde el origen o que exista una mayor transparencia en la fijación de las cotizaciones. Las críticas también apuntan a que el reparto del valor a lo largo de toda la cadena sigue sin ser equitativo, tal y como demuestra el hecho de que las diferencias de precios origen-destino siguen siendo muy elevadas.

Así se desprende del Índice de Precios de Origen y Destino (IPOD), correspondiente al mes de agosto, que se situó en 4,7 para los productos agrícolas y en 3,14 para los ganaderos, ascendiendo el baremo general al 4,40. Dicho de otra manera, los consumidores pagaron durante ese período entre tres y cuatro veces más por los alimentos de lo que recibieron los profesionales del campo que se encargaron de su producción.

Según este barómetro, elaborado por la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (Coag), la mayor revalorización -más de un 800 %- la registró la ciruela, cuya cotización media en los puntos de venta fue de 3,31 euros el kilo, lejos de los 36 céntimos que recibieron los productores. Enorme es también la diferencia registrada por la sandía (pasó de 12 céntimos en el campo a 1,03 euros en el mercado), por el ajo que aumentó su precio un 700 % hasta los 5,7 euros el kilo o por la cebolla y la patata cuyas cotizaciones se dispararon por encima del 600 %, pasando de los 15 céntimos por kilo que recibieron los agricultores a los 1,10 euros que tuvieron que desembolsar los consumidores.